El crédito que Argentina estableció el Fondo Monetario Internacional será de 50.000 millones de dólares, tendrá una duración de 36 meses y estará disponible a partir del 20 de junio. El mismo se implementará con la modalidad Stand By.

Más allá del préstamos del FMI, Argentina recibirá 6.500 millones que aportará el Banco Interamericano de Desarrollo, el Banco Mundial y la Corporación Andina de Fomento.

El objetivo del préstamo es “continuar reestableciendo el orden macroeconómico con dos ejes claves: convergencia más rápida al equilibrio fiscal y reducción de la inflación”, se informó, mediante comunicado de prensa, desde la cartera conducida por Nicolás Dujovne.

Asimismo, en conferencia de prensa llevada a cabo por Dujovne y el presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, se anunció el final al financiamiento al Tesoro Nacional. A su vez se enviará al Congreso un proyecto de ley para robustecer la autonomía del BCRA.

“Se llevará a cero el financiamiento monetario del Banco Central al Tesoro. Asimismo, el Tesoro se compromete a un programa de cancelación anticipada de Letras Intransferibles para que el Banco Central pueda, con esos recursos, reducir el stock de LEBAC”, dijeron.