El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, realizó esta mañana una conferencia de prensa. Anunció que decidieron “recalibrar las metas de inflación para los año subsiguientes en donde hemos demorado un año el objetivo último de inflación que es del 5% en 2019 a 2020”.

Así, para el año entrante se proyecta un alza de precios de un 15%, con el objetivo de llegar al 5% de inflación para 2020. Esto marca un desfasaje con respecto a las metas del gobierno nacional que tenía como finalidad llegar a ese porcentaje en 2019.

Ante ello, el Banco Central de la República Argentina deberá readecuar la política monetaria ya que tenía previsto una inflación del 10% para 2018. De esa manera, tendrá por lo tendrá menos presión y tendrá cierto margen de maniobra con las tasas.

Se estima que las metas de inflación para los tres próximos años son de 15% para 2018; 10% para 2019 y 5% para 2020.

El titular del BCRA, Federico Sturzenegger, dijo que “en la segunda mitad del año se produjo una desaceleración de la inflación núcleo (…) Hay un proceso de desinflación muy sólido”. También reconoció que no se cumplió la meta de inflación para 2017. Por este motivo, comentó que la recalibración de las metas de inflación conlleva un cambio en la política monetaria para pasar del 10% que planteaba el Banco Central a la nueva meta del 15%.

Por otro lado, se anunció que el financiamiento monetario del déficit fiscal se reducirá. El mismo será de 140 mil millones de pesos en 2018 y de 70 mil millones de pesos para 2019. De ese modo, las transferencias del BCRA al Tesoro pasarán de 4,4% del PBI en 2015 a 1,1% en 2018 y 0,5% en 2019.

Por último el Jefe de Gabinete, Marcos Peña dijo que la gestión nacional tenía como objetivo evitar una crisis económica y de esa forma “salir de un populismo económico y político sin trauma y sin crisis”. Asimismo, se refirió al paquete de reformas impulsadas por el oficialismo al expresar que “se construyó el diálogo y el consenso con los gobernadores y el Congreso, que culminó con la sanción de 8 leyes que van a consolidar el ordenamiento de las cuentas públicas”,