El polémico presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, le concedió el indulto al dictador Alberto Fujimori, condenado por delitos de lesa humanidad. “No nos dejemos llevar por el odio, no paralicemos nuestro país, pasemos esta página y trabajemos juntos por nuestro futuro”, expresó el presidente como manera de defender el indulto.

“El Presidente de la República, en uso de las atribuciones que le confiere la Constitución Política del Perú para tales fines, ha decidido conceder el indulto humanitario al señor Alberto Fujimori y a otras siete personas que se encuentran en similar condición”, detalló una carta desde la presidencia. La decisión de concederle este privilegio se debe, de acuerdo a los fundamentos emitidos por Kuczynski, a que Fujimori “padece una enfermedad progresiva, degenerativa e incurable y que las condiciones carcelarias significan un grave riesgo a su vida, salud e integridad”.

Fujimori fue condenado en 2007 a 25 años de prisión como autor mediato de 25 asesinatos y dos secuestros cometidos durante su mandato (1990-2000).

Al darse el indulto se llevaron adelante varias manifestaciones convocadas por organizaciones en reclamo de memoria y justicia. Por su parte, Amnistía Internacional calificó la decisión como un “duro golpe” a la lucha contra la impunidad tanto de organizaciones sociales como de familiares de las víctimas.

“Dicha medida viola además las obligaciones del Estado peruano frente al derecho internacional y es un retroceso en la justicia para las víctimas de violaciones a los derechos humanos en el Perú”, consideró Amnistía Internacional.