La Oficina de Violencia Doméstica (OVD) creada en 2006 por la Corte Suprema de Justicia dio a conocer estadísticas que reflejaran que, en el primer trimestre de 2017, 4.807 personas fueron afectadas por hechos de violencia familiar. De este total, 3.176 manifestaron sufrir episodios de violencia física (66%).

Por su parte, las jóvenes de 22 a 39 años (88%) fueron las más afectadas. El 12% restante corresponde a varones.

Las médicas/os de la OVD constataron que de las personas con lesiones físicas (1.395), menos de la mitad tuvo signos en el rostro (40%), en miembros superiores –brazos, antebrazos y manos- (65%), en miembros inferiores –muslo, pierna y pie- (30%), en el torax (11%) y en el cuero cabelludo (10%), entre otras partes del cuerpo. La suma de estos datos supera el 100% porque una persona puede presentar más de una lesión.

Casi la totalidad de las personas presentó lesiones provocadas por un golpe dado con la mano o con un objeto duro (1.318). También se registraron contusiones cortantes (en 55 individuos) y/o lesiones cortantes (en 52) y quemaduras con agua caliente, cigarrillos, soplete, alcohol (en 20). Las menos frecuentes fueron las lesiones punzantes por agresión con navaja y/o tijera, por ejemplo (en 8), y por apuñalamiento cortante (en 9).
Los informes médicos consignaron posibles secuelas –cicatrices, fracturas, marcas en la piel, entre otras- en el 39% de las personas evaluadas.