El Papa Francisco anunció un mensaje de paz para los pueblos que se encuentran en conflicto y de liberación de fieles que son rehenes en el mundo. Lo hizo luego del rezo del Ángelus, desde el palacio pontificio en la plaza de San Pedro.

Francisco invocó “el don de la paz para todo el mundo, especialmente para los poblaciones que más sufren por culpa de los conflictos”.

“Renuevo mi llamado para que en ocasión de Navidad las personas secuestradas -sacerdotes, religiosos y religiosas y fieles laicos- sean liberadas y puedan volver a sus casas”, expresó el Papa.

Por otro lado, se refirió a los afectados por la tormenta tropical de Filipinas que provocó alrededor de 200 muertes.

Antes de finalizar con su mensaje exclamó: “¡Feliz domingo y feliz Navidad”.

Esta noche, el Papa Francisco presidirá en la basílica de San Pedro la misa del Gallo, la quinta de su pontificado. El lunes, en la plaza de San Pedro, pronunciará el mensaje de Navidad “Urbi et Orbi” (A la ciudad y el mundo).