Luego del paro ante la reforma previsional, la CGT sufrió rupturas en su interior, específicamente en el Consejo Directivo. La primera consecuencia fue la  renuncia del referente de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), Francisco “Barba” Gutiérrez, al Consejo Directivo de la central obrera.

La UOM continúa teniendo representatividad dentro de la CGT y sigue estando aglutinada dentro de la central, pero no ocuparán más cargos dentro del Consejo Directivo. “La UOM lo que planteaba y por lo que se fue es que no podíamos aceptar la reforma laboral como se estaba planteando”, afirmó Luis Faggiani, secretario general de la CGT Zona Centro Sur.

“La CGT hizo lo que pudo frente al lío que significaba el tratamiento de las leyes como se estaba haciendo. En esta horizontalidad y realidad que tiene la CGT ahora, en la conducción tripartita se general un montón de rispideces. Se discutió esto de llegar tarde a un montón de cuestiones que se están produciendo y la cuestión es que esto genera más críticas internas que alabanzas”, destacó Faggiani.

Faggiani opinó acerca de la dirigencia de la CGT en forma de triunvirato y sostuvo que existe un cuestionamiento general hacia ella. “Cuando uno tiene que formar una conducción compartida es porque existen un montón de diferencias. La falta de un liderazgo fuerte genera este tipo de cosas”. Aseguró que las divergencias surgen porque frente a las acciones del gobierno nacional existen sectores que apoyan al macrismo y otros que están en contra.