El oficialismo se adjudicó un nuevo triunfo. Se aprobó la reforma tributaria en la madrugada de hoy con 146 votos a favor, 77 en contra y 18 abstenciones. De esa manera, consiguió media sanción en la Cámara de Diputados y giró al Senado. No se discutirá en lo que resta del año la reforma laboral.

Cambiemos quiere acelerar el trámite de la reforma. Por ello convocó para hoy, a las 13:30 horas, a la Comisión de Presupuesto y Hacienda del Senado para tratar de emitir dictamen.

El proyecto sufrió reformas hasta último momento, producto de negociaciones de las que participó el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne. Fue el caso del artículo 49 en el cual una parte de las indemnizaciones por despido y acuerdos de finalización de la relación laboral, como los retiros voluntarios, pasaría a pagar el impuesto a las Ganancias, algo que hoy no sucede.

El cambio incluye en Ganancias el artículo 49, que quedó redactado así:

“Sin perjuicio de las demás disposiciones de esta ley, quedan incluidas en este artículo las sumas que se generen exclusivamente con motivo de una desvinculación laboral, cualquiera fuere su denominación, que excedan de los parámetros mínimos previstos en la normativa laboral aplicable. Cuando las sumas abonadas tengan su origen en un acuerdo consensuado (procesos de mutuo acuerdo o retiro voluntario, entre otros) estarán alcanzadas en cuanto superen los parámetros mínimos previstos en la normativa laboral aplicable para el supuesto de despido sin causa”.

En ese sentido, las indemnizaciones y acuerdos estarían exentos de Ganancias hasta los montos fijados por ley, pero cualquier acuerdo entre las partes para superar esas cifras debería pagar el impuesto por esa parte.

Asimismo, se anunció que cooperativas y mutuales serán dejadas a salvo del pago de Ganancias. Esto estaba previsto en el proyecto original y fue también una modificación de último momento. “Tenemos cajas y cajas con tres mil pedidos de cooperativas y mutuales para que no les cobren Impuesto a las Ganancias. Está conceptualmente mal. Las cooperativas y mutuales no tienen ganancias”, expresó el diputado del FPV-PJ, Axel Kicillof.

Diego Bossio (PJ) dijo que: “No están dadas las condiciones políticas para gravar al cooperativismo”. El Frente de Izquierda se sumó a esa postura.

La reforma es de carácter gradual y en un plazo de cinco años -es decir, hasta 2022-, se espera un alivio en la presión tributaria equivalente al 1,5% del PBI, para alentar la inversión y la creación de empleo.

También establece que las empresas que reinviertan sus utilidades tendrán una rebaja de la alícuota de Ganancias del 35 al 25% y se establece la devolución anticipada de saldos de IVA por las inversiones que hagan las compañías a largo plazo.

Asimismo, las empresas no pagarán aportes patronales hasta una remuneración bruta de 12 mil pesos para 2022.

Por último, el gobierno estableció que la reforma laboral será tratada en marzo de 2018 debido a que tomó nota de los incidentes ocurridos tras la previsional.