El intendente de Santa Rosa, Leandro Altolaguirre realizó un balance de su gestión a dos años de haber asumido al frente del municipio. “Llegamos a fin de año sin adelantos de co-participación, sin tener que pedir asistencia y estamos afrontando los distintos compromisos sin problemas. En base también a un esfuerzo, a hacer ajustes. Hemos reducido la planta de empleados municipales en algo de 120, 130 personas desde que asumió la gestión”.

“Hemos podido sanear las deudas que tenía el municipio. Cuando asumimos casi o algo más de 200 millones de pesos que se debían se fue saneando, se fueron equilibrando las cuentas”, expresó Altolaguirre. En ese aspecto dijo que ello se pudo lograr gracias a los ajustes que se hicieron durante su gestión.

“Ha sido un año bastante complicado con las inundaciones. Tuvimos barrios que estuvieron casi dos meses bajo agua como el barrio Almafuerte, el barrio Camelias que fue muy complicado el nivel de las napas que hizo tener a los vecinos en una situación de vilo y emergencia y angustiante”.

Por otro lado, el intendente de la comuna se refirió al presupuesto 2018. “La idea en estos días es elevarlo al Concejo Delibertante para ser tratado en Extraordinarias, se están esperando tener los número del Poder Ejecutivo provincial, lo que tiene que ver con el valor del agua, distintas tasas que repercuten en los costos de los servicios municipales”. Añadió: “Va a tener un incremento, calculamos del 20%”.

Reforma previsional

Otro de los temas al que hizo referencia el intendente de Santa Rosa fue la reforma previsional que se tratará hoy en la Cámara de Diputados.

“Es impulsada por el gobierno nacional y los gobiernos provinciales. Esta reforma previsional es un acuerdo que llevaron adelante las provincias con el gobierno nacional en donde hay toda una reformulación del sistema jubilatorio para poder afrontar los compromisos que tiene cada municipio, cada provincia y Nación. Hay un déficit financiero muy importante que tienen que ir corrigiendo, tiene que ir ajustando el Estado nacional por tantos años de no hacer las cosas como se debían. Los ajustes nunca son bien recibidos”.

“No hay una ley que solucione. Todas las leyes en el marco de pactos como este entre los gobiernos provinciales y el gobierno nacional tratan de marcar un camino y después hay que ver la responsabilidad con que lo asume cada uno de los Estados”, dijo Altolaguirre.