En el marco de la investigación por la tragedia en el cementerio de la Colonia Santa Teresa, se clausuraron una heladería y una despensa. Ello se da debido a que les habrían vendido bebidas alcohólicas a los adolescentes.

El procedimiento fue encabezado por el el sargento Gastón Platner, acompañado por la jueza municipal de faltas, Liliana Bergondy, y el intendente Raúl Weymann. Allí se incautaron bebidas alcohólicas.

Por el hecho murió un chico de 14 años y otros dos se encuentran internados en grave estado en el Hospital Lucio Molas de Santa Rosa. Los sobrevivientes tienen el 25% del cuerpo quemado.