Ante el intento fallido del oficialismo de sesionar y aprobar la reforma previsional, Mauricio Macri, convocó para hoy al mediodía a los gobernadores para que ratifiquen su apoyo públicamente. De esa manera, el presidente intentará que el lunes se trate en la Cámara de Diputados.

El presidente del bloque del PRO, Nicolás Massot, informó que “se tomó la decisión de darle una segunda oportunidad legislativa”. Ante sus dichos, el Decreto de Necesidad de Urgencia (DNU) como herramienta para sacar, finalmente, la reforma estaría congelado.

Ante la situación de tensión que se vivió ayer, desde la Casa Rosada convocaron a los gobernadores para que le den apoyo a la ley. “Vamos a intentar sesionar el lunes, con el apoyo de los gobernadores y sumando un bono/pago extraordinario para aliviar el trámite legislativo”. El bono sería una compensación monetaria por el cambio de la fórmula, que tantas disputadas ha traido, de actualización de los haberes jubilatorios.