En Jujuy se instalará la primera fábrica de baterías de litio de Sudamérica. Se invertirán  u$s 60 millones en los próximos dos años y se crearán nuevos puestos de trabajo directos e indirectos.

El proyecto fue anunciado por el gobernador Gerardo Morales. Parte de la asociación de la empresa Jemse (Jujuy Energía y Minería Sociedad del Estado) se quedará con el 60% de la operación, y la empresa italiana SERI con el 40% restante.

La planta comenzará a operar en marzo del año que viene y se desarrollará en tres etapas: la primera, de ensamble de baterías con celdas y partes importadas; una segunda etapa en la que se producirán celdas de litio, y en la etapa final las baterías. Además, la Universidad Nacional de Jujuy hará aportes tecnológicos y científicos.

Por su parte, el litio será extraído de salares jujeños, bajo normas de minería sustentable para evitar la destrucción del medioambiente y el ecosistema de la zona.

“Sin lugar a dudas, la matriz energética del futuro está en el litio y la energía renovable. Hay un gran cambio en lo energético, el transporte y las comunicaciones, cae el modelo basado en hidrocarburos y avanza hacia las energías renovables. Este paso simboliza un salto cualitativo en la productividad de la provincia”, dijo Morales.

El litio se ha convertido en “el metal de moda”, como muchos lo llaman. En la actualidad la demanda mundial es de 200 mil toneladas y crece a un ritmo de 20% anual. La masificación de la producción y uso del litio fue consecuencia del crecimiento del uso de dispositivos portátiles como smartphones, tablets, entre otros. Se espera que el impacto de la entrada de los autos eléctricos y el empleo de sistemas de almacenamiento energético sea aún mayor.