Luego del atentado registrado ayer en la ciudad de Nueva York, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, instó a que se realicen modificaciones urgentes en lo que considera un débil sistema migratorio.

Por ello, el jefe de Estado solicitó al Congreso que apruebe, de modo urgente, la reforma inmigratoria. “Primero y más importante, como lo he dicho desde que anuncié mi candidatura a la presidencia, Estados Unidos debe reformar su permisivo sistema migratorio, que permite a gente demasiado peligrosa e inadecuada entrar a nuestro país”, dijo Donald Trump en una declaración.

En ese sentido, Trump busca terminar con la inmigración en cadena, la cual permite a los residentes permanentes o ciudadanos estadounidenses pedir a extranjería el ingreso de sus familiares.

En consonancia con ello, el presidente estadounidense escribió en su cuenta de Twitter: “Ningún estadounidense debe ser separado de sus seres queridos debido a prevenir crimen cometido por aquellos ilegalmente en nuestro país. ¡Nuestras ciudades deben ser santuarios para los estadounidenses, no para delincuentes extranjeros!”.

De todas manera, no solo Trump quieren ponerle un freno a la inmigración en cadena sino también el fiscal General, Jeff Sessions, que criticó las “políticas de inmigración fallidas”. Además, la secretaria de la prensa de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, también se encuentra de acuerdo con realizar reformas de inmigración basadas en méritos, utilizando también el atentado como como una muestra de EE.UU necesita fortalecer la seguridad fronteriza. “Este ataque destaca la necesidad de que el Congreso trabaje con el presidente en reformas migratorias que mejoren la seguridad nacional y pública”, expresó Sanders.

Compartir