El fiscal General de la Cámara Federal de Apelaciones de Bahía Blanca, Alejandro Cantaro, se expidió sobre el caso de Anibal Prina, quien fue acusado de “Intimidación Pública” ya que habría arrojado huevos al presidente, Mauricio Macri, en su visita a Santa Rosa.

Con fecha del 5 de diciembre -día en que se fijó una audiencia por el caso-, Alejandro Cantaro establece en su informe correspondiente que no hubo delito por parte de Anibal Prina. En ese sentido, acuerda en dictar el sobreseimiento. “Es decir el hecho atribuido, cuya responsabilidad penal le correspondería a Prina no constituye delito de intimidación pública”, sostuvo Marcelo Mangas, abogado de Prina.

Por su parte, el fiscal General expone en su informe: “Desde la dogmática penal, tampoco podríamos oponer reparos a la idea de que constituye un deber del rol del buen ciudadano (…) propender a la constitución de una sociedad más justa e igualitaria a través de medidas que, si bien, conllevan costos (…) o implican riesgos, se subsumen en el universo de riesgos permitidos. Muy por el contrario, podría decirse que defrauda las expectativas de comportamiento social aquel que hace oídos sordo, o más aun, reprime los reclamos sociales vitales y constantes formulados pacíficamente por un grupo importante de personas”.

Ante ello, Cantaro concluye que “acompañaría parcialmente el recurso de la Defensa Técnica del imputado Prina. Ello así, porque aun cuando el encartado deba ser sobreseído por la comisión del delito de Intimidación Pública restaría investigar la posible materialidad ilícita y autoría de posible/s daño/s ocasiado/s en el/los vehículos de la caravana en que se desplazaba el Sr. Presidente”.

 

Compartir