El estado de sitio y la suspensión de las garantías constitucionales decretada por el gobierno de Honduras continúan, al igual que la represión por parte de las fuerzas policiales. En ese marco, el Comité de Familiares de Detenidos y Desaparecidos (Cofadeh) ha registrado 14 muertos, 51 heridos y más de 800 detenidos en las movilizaciones contra el fraude electoral.

El Cofadeh a través de un informe evidencia las violaciones de derechos humanos por parte del Estado hondureño contra las personas que se movilizan para exigir transparencia electoral.

Asimismo, el informe expresa que hubo “118 manifestaciones realizadas en todo el país, un promedio de 38 han sido reprimidas con gases lacrimógenos y balas convencionales. Ante el uso y abuso de gases lacrimógenos y el uso de la fuerza física por parte de los cuerpos de seguridad del Estado en contra de la población civil que ejerce su derecho a la manifestación pacífica, se han registrado consecuencias directas sobre la población que inhala los gases, al menos dos sufrieron convulsiones e intoxicaciones severas que requirieron hospitalización”.

También el Comité registró 127 detenidos por violar el toque de queda.

Desde el 1 de diciembre hay toque estado de sitio, por lo que está prohibido transitar por las calles. Esto aumenta la tensión en una sociedad polarizada entre los partidarios de José Orlando Hernández, del Partido Nacional, que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) ha declarado ganador y los partidarios del candidato Salvador Nasralla, de la Alianza de Oposición contra la Dictadura, que denuncian fraude y se atribuyen la victoria.

Compartir