En “CUADROS”, segmento íntimo de El Fiduciario conducido por Kevin Pereira, el subsecretario general de la Gobernación, Lisandro Ranocchia, opinó sobre el momento que atraviesa la gestión del presidente Mauricio Macri, así como también la de Carlos Verna en La Pampa y Leandro Altolaguirre en Santa Rosa. Asimismo, hizo un repaso sobre la política y, específicamente, cómo se encuentra el peronismo en nuestra provincia. Por último, también se refirió a su gestión como dirigente del Club Santa Rosa, el cual atraviesa un momento particular y con varios desafíos.

– ¿Cómo ve y que opina sobre la gestión de Mauricio Macri a nivel Nacional?

– Veo un país muy complejo. Un gobierno que ha tenido mucha improvisación en algunos aspectos. También creo en la buena fe del gobierno nacional, pero la buena fe se tiene que transmitir en los gestos concretos. Yo soy una persona que entiende a la política como el arte del diálogo y me parece que el gobierno nacional tiene que esforzarse más para generar un diálogo con el resto de las provincias. También el resultado de esta elección permite un recambio de posturas y estrategias como para poder volver a consensuar y a entender que el país somos uno solo, más allá de a quien le toque dirigir los destinos del país, aquellos que realmente pensamos en la policía como la herramienta para darle soluciones a la vida de la gente, me parece que más allá de las banderas políticas, tiene que ser ese el objetivo.

– ¿Y la gestión, en estos dos años, del gobernador de la provincia, Carlos Verna, cómo la ve?

– En lo provincial creo que el gobernador ha hecho un esfuerzo descomunal, en función de tener una provincia muy postergada en cuanto a los que son recursos económicos, con un reclamo que se está haciendo a Nación de una deuda que no se ha pagado. Somos una de las pocas provincias que somos acreedoras de la Nación. Somos la única provincia que siempre ha sido muy coherente en sus reclamos. Tenemos políticas de Estado que en la provincia de La Pampa no pueden dejar de sostener como son los reclamos por nuestros ríos, fundamentalmente nuestro rio Atuel que nos permitiría el desarrollo de una gran parte de la provincia como es nuestro oeste profundo. Las dificultades económicos que ha tenido que sufrir nuestra provincia, la escasez de recursos, la falta de obras públicas que ha tenido previsto el presupuesto nacional para nuestra provincia, sumado a situaciones climáticas anormales como los incendios en el verano y la situación de las inundaciones en el norte, en uno de los sectores más productivos que tiene la provincia, esto ha afectado mucho la gestión pero con la inteligencia, la cintura política y la gran estrategia del gobernador, creo que se ha superado.

– ¿Y en el caso de Santa Rosa, qué opina de la gestión de Leandro Altolaguirre?

– En el caso de Santa Rosa hay que ser muy objetivo y muy justo para hacer un análisis. Yo creo que más allá de las banderas políticas, la gestión de Altolaguirre ha logrado algo que es inusitado. Yo entendía que la gestión había sido muy crítico y que era muy difícil que hubiese una gestión peor a la anterior. Creo que Leandro hoy lo ha logrado superar ampliamente. Si se lo puso como desafío lo ha logrado.

– En ese sentido, los casos detectados de niños con diarrea por la situación que atraviesa nuestra ciudad.

– Me preocupa no solo eso. Me preocupa el devenir inmediato de nuestra ciudad, está colapsada. No por responsabilidad exclusiva de Leandro Altolaguirre. Sería muy injusto plantearlo. De hecho el gobernador siempre dijo que con Santa Rosa había una deuda institucional grande, por la falta de obras de infraestructura de base. Si me parece que la gestión actual no ha estado a la altura de las circunstancias para generar un equipo de trabajo que pueda estar trabajando en la coyuntura. Una coyuntura difícil, en una situación complicada. Yo he estado hablando con vecinos y realmente ya al vecino no se le puede pedir paciencia y tampoco se le puede pasar facturas de haber votado a uno u otro partido en un momento determinado. Es cierto que acá hay una responsabilidad de ante años, donde han pasado períodos, mayoritariamente, justicialistas y también del radicalismo. Lo cierto es que acá no pasa ya por ver a quien le echamos la culpa, sino que la gente necesita que nos pongamos manos a la obra a resolver las coyunturas y las necesidades de hoy.

No vemos la facilidad por parte del Ejecutivo Municipal para generar el diálogo suficiente, para transmitir ese compromiso con la gente. Ni siquiera con los propios empleados. Por otro lado, vemos que el gobierno provincial ha generado un aporte en obras para Santa Rosa, que al ser obras de infraestructura muchas veces la gente no las ve. Sin embargo, ha destinado más de 200 millones de pesos.

El vecino está necesitando respuestas inmediatas y esas respuestas se pueden dar en la medida que se entienda que el trabajo hay que hacerlo en conjunto. Más allá de las banderas políticas.

– Continuando con su opinión sobre las gestiones ¿Cómo ve que se desarrolla la misma en Canal 3?

– En lo personal creo que Canal 3, como objetivo principal, es empezarlo a ayornar a la nueva dinámica de la televisión. Para eso se necesita una inversión importante y eso es una decisión política ya tomada por el gobernador. Lo que pasa es que los plazos administrativos llevan a que todo eso tarde para poder ayornar a nuestro canal a la calidad que pretendemos darle para el beneficio de todos los pampeanos. Pero tenemos ventajas comparativas importantes, nosotros no tenemos explotada un elemento fundamental como es la fibra óptica que está enterrada en casi toda La Pampa. A través de esa fibra óptica y a través de los proyectos que ya se han planteado al gobernador y que ya se van a empezar a desarrollar y en poco tiempo se van empezar a licitar, se va a empezar a ayornar la estructura del canal. De hecho toda la estructura del canal ha sufrido una reforma importante, que estamos próximos a inaugurarla y eso va a llevar a que podamos tener una mejor calidad, no solo de transmisión sino que vamos a apuntar a mejorar el contenido.

– Complicada fue la situación cuando asumió al frente del Club Santa Rosa ¿Hoy cómo se encuentra el club? 

– Eso es un desafío que yo venia teniendo hace mucho tiempo. De hecho era casi una materia pendiente en devolverle a esa institución la formación que me ha dado como persona, como deportista más allá de que no he logrado triunfar en el fútbol pero sí he llegado a jugar en la primera división de la Liga Cultural que para uno ya es demasiado. Ante ese momento tan difícil como el que está transitando el Club Santa Rosa, hay que recordar que el club transitó por un proceso de concurso preventivo y posterior quiebra en función de acciones de un grupo de… no quiero decir dirigentes porque me parece que es menospreciar la palabra, sino de delincuentes que malversaron los fondos y dilapidaron gran parte del patrimonio de la institución. Pese a estar en un momento casi de colapso total donde simplemente faltaba cerrar e irnos todos a nuestras casas, un grupo de jóvenes hinchas y socios del club, en aquel momento, tomamos la responsabilidad de acompañar un proceso que, una vez que se decretó la quiebra, se creó un fideicomiso de administración del club, pero ese grupo empezamos a hacernos cargo del funcionamiento de lo que era la faz deportiva.

Como objetivo final y una vez terminada con esa administración después de vender un pedazo de nuestro patrimonio y de poder volver a recuperar otra parte de nuestro patrimonio, pudimos terminar con ese fideicomiso y volver a tener una administración del club por parte de los socios. Se hizo una asamblea y se me dio el honor y la responsabilidad de presidir hoy el Club Santa Rosa, conjuntamente con un grupo de dirigentes que sin lugar a dudas tienen el mismo compromiso que yo, pero que somos pocos para la gran responsabilidad que implica llevar adelante una institución que tiene más carencias que nada pero que tiene como objetivo ser una herramienta de contención de nuestros jóvenes para poder ganarle esa pulseada a esas famosas esquinas y fundamentalmente al gran flagelo que son las adicciones.

Hoy el club ha quedado desmembrado. Si bien tenemos patrimonio, no tenemos infraestructura. La política a implementar, que pretendo que sea continuada por las futuras dirigencias, es apuntalar el trabajo del fútbol infantil que es donde vamos a lograr tener el mayor patrimonio del club, no por lograr sacar grandes jugadores. No es lo prioritario.

La misión que tenemos es que el club empiece a tener esa vida social que supo tener, ampliar esas actividades. Hoy es un club casi netamente futbolístico, más allá que tenemos la actividad de hockey femenino. Las condiciones y el momento económico no colaboran mucho para poder avanzar.

El peronismo en La Pampa

El subsecretario general de la Gobernación, Lisandro Ranocchia, expresó que los máximos dirigentes del peronismo pampeano han sido el ex gobernador Rubén Marín en su momento y Carlos Verna en la actualidad. “He admirado a quienes fueron los grandes dirigentes de la provincia como el gobernador Marín en su momento. Creo que la figura por excelencia para mi, como conductor y con quien me reconozco como conducido, es Carlos Verna. Tengo un aprecio y una admiración desde los gestos y la actitud política y desde las decisiones políticas que él toma. Muchas veces me sorprende, a veces en principio hasta me parece que son erróneas y siempre me termina demostrando que está a un paso adelante. Me siento conducido por una persona que tiene los galones para ser un gran conductor”.

Con respecto al gobernador de la provincia, Ranocchia señaló que fue la gran figura en las elecciones legislativas de octubre. “Yo creo que el único ganador en las elecciones legislativas de este año ha sido Carlos Verna. Creo que es el único que puede arrogarse un triunfo y creo que sin la actitud y sin el riesgo que tomó después de haber transitado las PASO, no hubiésemos podido lograr el triunfo que se logró (…) El único gran conductor que tiene el peronismo provincial tiene nombre y apellido y es Carlos Alberto Verna”.

“Entiendo que hoy tenemos la necesidad de su figura para que el peronismo pueda volver a reconstituirse pero debe darse ese debate interno que tanto sostengo que se debe dar; y previo al cambio o conjuntamente con ese cambio de metodología, de estrategia y de actores que tiene que generar el peronismo para poder ayornarse a esta nueva sociedad, a esta nueva visión que tiene la gente de la figuras políticas. Hay que hacer de la política un traje a medida de las necesidades de la gente. Para eso necesitamos de buenos costureros, de buenos sastres. Creo que uno en eso tiene una ventaja comparativa porque sí tiene dirigentes de gran potencial, de gran capacidad para poder llegar a hacer esas modificaciones imprescindibles que requiere para volver a garantizar el éxito en la provincia”.

Sostener a la jóvenes: una materia pendiente

Por último Lisandro Rannochia comentó, en Cuadros, que la provincia tiene una asignatura pendiente: la de mantener a los jóvenes en La Pampa. Miles de jóvenes se encuentran dispersos en otras ciudades de Argentina, ya sea por oportunidades laborales o por motivos de estudio. Lo cierto es que muchos no regresan.

“Es una materia pendiente en cuando al desarrollo de provincia que tenemos. Tenemos que apuntar hacia una provincia que empiece desarrollar sus servicios en función de su ubicación geográfica en el país, a desarrollar esquemas de industrialización pero para eso amerita el acompañamiento, no solo de buena voluntad o de expresiones de deseo de un dirigente político. Un acompañamiento de políticas públicas a nivel nacional y a nivel provincial que puedan llevar a generar esa industrialización, esos objetivos estratégicos que puede cumplir nuestra provincia de ser una provincia prestadora de servicios, de ver como empezar a desarrollar las materias que nosotros podemos comparativamente mejorar. Hay que de una producción primaria hay que desarrollar todo lo que es lo complementario a esa explotación y terminar un producto acá para poder venderlo terminado. Todo eso hay que imaginar, hay que pensar y hay que desarrollar una provincia de cara a los próximos cincuenta años y para eso necesitamos dirigentes que estén a la altura de esas circunstancias”, finalizó.

 

Compartir