La Corte Suprema de Justicia de la Nación emitió hoy un fallo en el que ordena a La Pampa y Mendoza a “elaborar un plan que permita superar las diferencias entre ambas provincias con la recomposición del ecosistema del noroeste de la provincia de La Pampa de acuerdo y en conjunto con el Estado Nacional”.

Asimismo, el plan de elaboración conjunta “deberá ser sometido a la aprobación” de la Corte Suprema de Justicia “en el plazo de 120 días”. A su vez, la Comisión Interprovincial del Atuel Inferior (C.I.A.I.) será el órgano facultado “para desarrollar el programa de ejecución de obras encomendado a las partes mediante este pronunciamiento, ya que se trata de un organismo creado por las propias provincias interesadas, y que fue dotado de las herramientas necesarias para el cumplimiento de sus objetivos” y, de esa manera, resolver el conflicto entre ambas provincias.

Además, se establece que el programa deberá tener en cuenta los costos de la construcción de las obras “y su modo de distribución entre el Estado Nacional y las provincias de La Pampa y Mendoza”.

El fallo de la Corte se da en el marco de la demanda que inició La Pampa contra Mendoza.

Por otro lado, el fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación esgrime que el “presente litigio es de carácter ambiental, policéntrico, multicausal, y eminentemente prospectivo. En otros términos, la solución del presente conflicto requiere una perspectiva que contemple todo el conjunto de intereses potencialmente afectados por ella, protegidos total o parcialmente por el derecho vigente”.

El fallo resalta, sostenidamente, que se debe preservar el ecosistema, debido a que se considera que ha habido un deterioro del ambiente. “Puede sostenerse con alta verosimilitud la existencia de un deterioro ambiental asociado a la escasez de agua en el noroeste de la Provincia de La Pampa”. En ese sentido, se ordena que se recomponga el ambiente y que además se fije un caudal mínimo de agua hacia el territorio pampeano, considerando que el agua es un derecho que contribuye al desarrollo humano.

La visión federal como manera de resolver el conflicto

El fallo de la Corte Suprema, expone una visión de carácter federal como manera de fundamentar la resolución del conflicto. Así, se conjuga “la territorialidad
ambiental, que responde a factores predominantemente naturales (como el que demarca la extensión de la cuenca de un río) con la territorialidad federal, que expresa una decisión predominantemente histórica y cultural (aquella que delimita las jurisdicciones espaciales de los sujetos partícipes del federalismo argentino). La relevancia constitucional que la protección ambiental y el federalismo tienen eh nuestro país exige emprender una tarea de “compatibilización”, que no es una tarea “natural” (porque ello significaría “obligar” a la naturaleza a seguir los mandatos del hombre) sino predominantemente “cultural”.

A partir de tal exposición, la Corte esgrime que frente al conflicto entre La Pampa y Mendoza “es necesario asumir una percepción conjuntiva o cooperativa, propia de un federalismo de concertación, que supere los enfoques disyuntivos o separatistas”. Por ello, el fallo busca garantizar la buena convivencia y la “superviviencia del sistema federal” por sobre todo.

La Corte Suprema de Justicia posee un mecanismo otorgado por la constitución nacional que la faculta a intervenir en la resolución de hostilidades entre provincias. Ante ello, el artículo 127 de la norma fundamental evoca que: “Ninguna provincia puede declarar, ni hacer la guerra a otra provincia. Sus quejas deben ser sometidas a la Corte Suprema
de Justicia y dirimidas por ella”.