El subsecretario de Salud Mental, Manuel Pizarro, informó que en los últimos 15 años se ha mantenido la tasa de suicidio en La Pampa, y si bien esto no es para tranquilizarse, tampoco es para alarmar a la población, ya que se trata de un fenómeno a nivel mundial.

Asimismo, Pizarro hizo referencia a la variación en cuanto a la franja etárea, aclarando que bajó el número de suicidios en los mayores, pero aumentó en los adolescentes y jóvenes. Al respecto se está trabajando de manera silenciosa en una tarea planificada y estratégica.
Pizarro dijo en los últimos días recibieron diversas consultas “respecto de ciertas cifras alarmantes en un tema muy sensible como es el del suicidio”.

“No es nuestro estilo estar informando cada acción que llevamos a cabo, ni lo que estamos planificando, pero creemos que es oportuno y también es nuestra responsabilidad hacerle saber a la comunidad que estamos trabajando, tenemos un diagnóstico, conocemos el territorio, tenemos conocimiento estadístico”, expresó el subsecretario.

En ese sentido, informó que la Provincia cuenta con la Sala de Situación de la Dirección de Epidemiología, que brinda datos epidemiológicos propiamente dichos, “nosotros usamos esos conocimientos para monitorear y planificar las acciones”.

“El tema suicidio es una temática reiterada porque es una realidad en nuestra provincia, tenemos una de las tasas más altas del país, pero no escapamos a la lógica mundial respecto de este fenómeno”, amplió al continuar su relato.

En relación a las acciones desde Salud, informó que se lleva a cabo un trabajo planificado y estratégico, que involucra a diversos sectores, “ya que la problemática del suicidio es compleja, excede al área de Salud, es un fenómeno social, con lo cual la respuesta tiene que estar dada desde diversos sectores”.

En relación al dato de aumento en el número en jóvenes sostuvo: “es cierto, pero es un fenómeno mundial, no es una realidad sólo de La Pampa, con lo cual hay que poner los datos en contexto, tenemos que ser cuidadosos y responsables”.

El suicido responde a causas externas y a nivel mundial, la primera de ellas son los accidentes automovilísticos, (lo que está en descenso), y la segunda son los suicidios sobre todo en la población joven. “Esto es preocupante, no nos tranquiliza saber que a nivel mundial está disminuyendo la edad de presentación del fenómeno”. En ese marco especificó que la tasa disminuyó en los mayores de 65 y aumentó entre los 15 y 45 años. Un tercio de los países desarrollados y en desarrollo tenemos la misma problemática, no es para tranquilizarnos, pero tampoco para generar una alarma en la población”.

La Organización Mundial de la Salud tiene lineamientos claros en este sentido con lo cual invitó a trabajar el año próximo en la prevención del suicidio, “hay guías de buenas prácticas sobre como informar para los medios en particular, qué decir y qué no”.

Por su parte, Lorena Carassay, directora de Salud Mental, comentó que desde Epidemilogía se consideran múltiples variables para sacar ese dato, por ejemplo las regiones (el sur no es lo mismo que Santa Rosa). “De todas maneras es un trabajo que lleva dos años. El hecho de que la tasa de suicidio se mantenga estable no nos mantiene tranquilos, sobre todo cuando vemos que si bien disminuyó en los adultos, aumentó en los jóvenes, y eso motoriza a seguir trabajando y diseñando estrategias de abordaje”.

Especificó que dentro del Modelo Integral de Salud “estamos trabajando con las regiones, sobre todo en una temática donde hay tantos factores que intervienen, que no se arreglan dentro de un consultorio”.

Las tareas iniciaron este año en el sur provincial, “sobre todo en 25 de Mayo, donde estamos trabajando con el Hospital y el Municipio, armando un dispositivo en función de la situación”.

La funcionaria adelantó que el 15 de diciembre participarán de una capacitación en Catamarca, “con el mismo objetivo, armar un dispositivo para trabajar no solo en la situación puntual del suicidio, sino también en la promoción, prevención y lo posterior al evento traumático, y con el grupo de familiares y allegados”.

“Se trata de una tarea más amplia que juntar números y datos, además hay que trabajar en los intentos previos”, agregó la directora, quien a modo de cierre consideró que se debe hacer un trabajo conjunto con los municipios, con las escuelas, “de manera planificada, para que existan respuestas locales y regionales que se sostengan en el tiempo y que tienen que ver con todos los efectores de salud”.

El director de Adicciones, Leonardo Aballay, manifestó la importancia de pensar un trabajo a largo plazo y abriendo dispositivos y espacios, “lo fundamental es no terminar trabajando sólo en la urgencia, sino que se debe hacer un trabajo sostenido en el tiempo”.

Compartir