Bali (Indonesia) se encuentra en estado de alerta máxima, debido al riesgo de erupción del volcán Agung. Por esta razón, miles de personas ya fueron evacuadas. Lo cierto es que el volcán lleva días provocando temblores y humeando.

El gigante dormido no despertaba desde 1963, año en que su erupción mató alrededor de 1.600 personas.

“Se subió el nivel de alerta por el volcán al máximo”, declaró uno de los responsables del Centro Nacional de Vulcanología de Indonesia, Gede Suandika. Agregó: “Se han sentido temblores permanentes”.

La cantidad de evacuados fue aumentando con el correr de los días ya que las autoridades han ampliado las zonas de evacuación.

Compartir