En Cuba se desarrollan elecciones municipales. Más de ocho millones de cubanos votan. Este proceso electoral culminará en 2018 cuando se elija el nuevo presidente.

Miles candidatos surgidos de asambleas de nominación en los barrios y comunidades de todo el país, están decididos a convertirse en las autoridades que serán expresión local de los Gobiernos regionales. Por otro lado, no hay candidatos opositores. En ese sentido, tres organizaciones opositoras -OTRO18, Candidatos por el Cambio y el Partido Autónomo Pinero- fracasaron en su intento de nominar unos 550 candidatos independientes a concejales.

Las elecciones se llevan a cabo un día después del primer aniversario de la muerte de Fidel Castro.

Quienes sean elegidos en estos comicios tendrán un período de dos años y medio de gestión.

“Será el momento de confirmar que a Cuba nadie le puede imponer la soberanía ni los derechos a los que aspiramos, la cultura que vamos a defender, la identidad y sobre todo los principios”, señaló esta semana el primer vicepresidente, Miguel Díaz-Canel.

En caso que los candidatos no obtengan más del 50% de votos en las circunscripciones habrá una segunda vuelta, programa para el 3 de diciembre.