El problema en la Dirección de Tránsito se agudizó. Por ello, el quite de colaboración se extenderá hasta el viernes 1° de diciembre, ante lo cual a partir de las 10:00 hasta las 12:00 horas y desde las 13:00 hasta las 15:00 horas no habrá actividad en el sector de emisión de carnet y tampoco en los consultorios médicos. Varios trabajadores denuncian persecución laboral. La decisión fue tomada ayer por el SOEM.

José Rodríguez, secretario gremial de UPCN, dijo: “Esta decisión viene de larga data. Los compañeros ya vienen con una problemática laboral. Esto se decide por una sanción de una compañera que se realiza por un libro de acta, sin tener su derecho a defensa, sin tener sus derechos laborales como para poder decir ‘no es así la cosa’ y se encuentra de un día para otro con una suspensión. Eso lleva a esta medida de fuerza”.

“Esta medida de fuerza está relacionada con la parte de emisión de carnet que inclusive los propios médicos se han solidarizado con la compañero en esta lucha”, expresó Rodríguez.

Por otro lado, María una trabajadora del sector comentó que hay malos tratos hacia los empleados por parte del director de Tránsito, Víctor Riera. Con respecto a ello contó que ahora renuncia una doctora “porque está cansada de la falta de gestión, de organización, comunicación, respeto. El señor nos pidió respecto cuando ingresó e ingresa acá a la Dirección sin si quiera saludarnos”, esto con respecto a Riera. “No tiene tacto para comunicarse con el empleado”. “Es una persona con la que solo tenemos que hacer lo que él propone. Hemos propuesto un montón de cosas, hemos reclamo un montón de cosas que él sabe y no se quiere acercar porque quiere imponer su voluntad”, agregó María.

Asimismo, María comentó como fue el caso de Silvia, la trabajadora que fue suspendida por un día y que a partir de ello se desató esta medida de fuerza. “El caso de Silvia fue el detonante y nosotros queremos dejar en claro que repudiamos la sanción porque el libro en que se basa es un libro de quejas que el ciudadano tiene para la posibilidad de hacer su reclamo”.

Agrega que en el libro de quejas donde la persona que escribió en contra de la trabajadora suspendida, también lo hizo sobre dos personas más con las que esgrime su problemática y “solamente se sanciona a Silvia”, expresó María.

“Silvia hace un procedimiento en la vía pública que no está reglamentado porque le retiene la licencia vigente a una persona a una persona que está supuestamente alcoholizado. Se le hizo un test de alcoholemia y la orden que se le dio es retener la licencia vigente”. La normativa dice que “tiene que darle al ciudadano la posibilidad de volver a conducir a través de una boleta, eso hoy no está reglamentado. Silvia se negó a ese procedimiento porque está capacitada profesionalmente. De ahí viene todo el problema”. La orden de retener la licencia la dio el director de Tránsito, Víctor Riera. A partir de allí, empezó la persecución hacia la trabajadora.

“Hay una persecución hacia ella, porque Silvia trabaja en la parte de inspectores, cumple doble función porque no tenemos personal. Nosotros a la mañana somos tres persona administrativas y nos citan 70 personas más la gente que viene a finalizar y a consultar. Tres personas para atender solamente a la mañana. A su vez cumplen la tarea de inspectores porque están en la misma situación, hay un déficit de inspectores así que más allá de que son horas extras se colabora con el trabajo”, señaló la trabajadora de Tránsito. No se cubrieron las vacantes del personas que fue sacado.

La situación ha llegado también a su punto culmine ya que también los  trabajadores denuncian la falta de infraestructura, lo que condiciona su manera de realizar el trabajo: “Tenemos baños rotos, puertas rotas, picaportes rotos, uno está dentro del baño y tiene que tenerse la puerta porque no cierre, la mochila no anda, a veces tenes que echar agua porque tampoco hay agua. La limpieza tenemos una sola persona de limpieza a la mañana, hemos reclamado un montón de veces por el tema de la limpieza”, denunció María.