El Banco Mundial presentó un informe a Brasil denominado “Un ajuste justo: Un análisis de la eficiencia y la equidad del gasto público en Brasil”, a través del cual se sostiene que este país posee mucho gasto público y como consecuencia se encuentra en riesgo la sostenibilidad del país.

El Banco Mundial indica que el Gobierno brasileño tendrá que hacer frente a “duras elecciones” para ajustar sus cuentas, con el peligro “de sumergirse de nuevo en la espiral de la inflación y del bajo crecimiento”.

En ese sentido, el organismo le recomienda a Michel Temer privatizar las universidades públicas, bajar los salarios de los empleados públicos y acelerar la reforma previsional. Con las medida que sugiere el informe, aseguran que podrían aliviar la presión sobre el presupuesto federal en el equivalente al 7,07 % del PIB para 2026.

Asimismo, en el informe se establece que el gobierno brasileño beneficia más que nada a los ricos en detrimento de los pobres. Es así que el informe establece que “la seguridad social es el motor del desajuste fiscal”. En consecuencia se muestra que si la situación prevalece, el pago de las jubilaciones y pensiones agotará el límite del techo de gasto del gobierno federal y no habrá dinero para salarios, mantenimiento de escuelas y hospitales, ni para inversiones.

El informe fue pedido por el gobierno de Brasil.