El Movimiento de la Matria Latinoamericana (MuMaLá) realizó un informe en el cual se expone que en Argentina al menos 254 mujeres fueron víctimas de femicidios en 2017. El informe se realizó hasta el 17 de noviembre.

El 18% de las víctimas realizó denuncias previas, de las cuales el 12% tenían medidas de protección dictadas por la justicia. Si se hubieran tomado las medidas correspondiente y actuado como corresponda, los femicidios podrían haberse evitado.

Sin haber finalizado el año, el estudio revela que desde el 1 de enero hasta el 17 de noviembre, la cantidad de mujeres que murieron en manos de hombres es la misma que en lo registrado en todo el 2016.

El estudio revela que el 75 por ciento de los femicidios registrados fueron cometidos por hombres del círculo íntimo de la victima; el 13 por ciento por conocidos; el 5 por ciento por extraños; y del 7 por ciento no hay información.

Del total de víctimas, 32% de las mujeres eran jóvenes de entre 15 y 25 años; el 13% fueron violadas y abusadas; mientras que el 65% de los feminicidios se cometieron en la vivienda de la víctima y el 26% en vías pública. Por su parte, muchas de las mujeres eran madres por lo que se estimó que 265 menores quedaron huérfanos.

Por esta situación alarmante, la coordinadora del movimiento y presidenta del Observatorio “NiUnaMenos”, Raquel Vivanco, denunció la falta de políticas públicas destinadas a prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres en Argentina. En ese sentido, se considera que el Estado es responsable.