Ante los dichos de Rubén Ojuez, Ministro de Salud de la provincia, la Municipalidad de Santa Rosa salió al cruce y negó que el agua de la ciudad de se encuentre contaminada.

Ojuez ayer había dicho que “estamos casi hablando de una epidemia de diarrea”, esto en referencia a los constantes derrames cloacles que sufre la Santa Rosa. Asimismo, el titular de la cartera de Salud había solicitado que se realicen, ante tal situación, estudios “del agua que sale de la canilla” con el objetivo de dar a conocer si la misma está o no contaminada.

Ante ello, el subdirector de Estaciones de Bombeo, Desagües Pluviales, Plantas de Tratamiento y Acueductos de la Municipalidad, Fabricio González Martín, desmitió a Rubén Ojuez. En un comunicado expresó que “se han difundido algún tipo de dudas o declaraciones particulares realizadas públicamente que puedan haber dejado vislumbrar
sospechas en relación a la calidad del agua potable que se distribuye a través de la red”.

González Martín, aclaró que “ni en los más de 10 años de existencia del servicio de Laboratorio de Calidad de Aguas, que realiza los controles correspondientes de manera cotidiana, jamás se han detectado casos de contaminación en el agua que entrega la red de distribución de agua potable”. Ante ello, fundamenta que diariamente se realizan análisis sobre muestras extraídas en los “cinco centros de abastecimiento de agua potable de la ciudad (CAS, CAN, CAE, CAO y CASE) y sobre la entrega de agua proveniente del acueducto del Río Colorado”. Agrega: “Asimismo, con una frecuencia aproximadada de dos veces por mes se realiza un muestreo general de la red sobre un circuito de más de treinta puntos distribuidos sobre toda la ciudad para controlar la calidad del agua que circula hacia cada sector de la red de distribución de agua. Sobre estas muestras se realizan los análisis de contenido de cloro libre y cloro total, análisis físico-químicos y microbiológicos”.

Además, el subdirector expresa: Adicionalmente a los muestreos y análisis rutinarios, ante el llamado de vecinos que presenten dudas acerca de la calidad del agua que llega a sus domicilios, nuestro Laboratorio inicia un protocolo formal de muestreo, acudiendo inmediatamente al domicilio de interés, analizando en el mismo momento del muestreo el contenido de cloro presente en el agua, lo que da una idea inmediata sobre la existencia de un posible problema de contaminación, y luego se procede a la extracción de muestras para analizar en Laboratorio la caracterización físico-química y microbiológica del agua muestreada, esta última requiere un plazo de 48 hs de cultivo para su análisis, y así finalmente realizar el Informe de Resultados correspondiente para notificarlo al vecino solicitante”.

Por otro lado, resalta que la Municipalidad “es responsable de la entrega de agua potable para consumo humano desde la red, es decir hasta el punto de la conexión domiciliaria, sin embargo cada vecino particular es responsable por la aptitud técnica de los materiales utilizados y por la limpieza y adecuado mantenimiento de la instalación interna de su domicilio. Generalmente, al concurrir a solicitud del vecino por un reclamo de calidad, se toma muestras de agua en la instalación interna a pedido del solicitante, pero para dar una apoyo técnico al tratar de encontrar la causa de un problema de calidad detectado, puesto que la aptitud de la instalación interna es responsabilidad propia del particular”.

Ante ello, expresó una serie de ejemplos para fundamentar sus dichos. “El día 01 de
noviembre ante trascendidos en una publicación periodística sobre la dudas que una vecina presentaba respecto a la calidad del agua de red en el sector ubicado en proximidades de la esquina de calle Santa Cruz y Posta de Yatasto, se realizó un muestreo de tres domicilios próximos a esa ubicación, y en presencia del vecino solicitante se hizo control en el lugar del contenido de cloro libre y total, así como del olor y sabor del agua directa de red, y luego extrayendo muestras para su análisis físico-químico y microbiológico en Laboratorio. Los resultados determinaron que las muestras correspondían a agua perfectamente apta para consumo humano”.

Para finalizar, Fabricio González Martín, da garantías en la calidad del agua que consumimos “con el respaldo de los resultados, científicamente determinados, de los análisis rutinarios que se realizan cotidianamente sobre el agua entregada desde los centros de abastecimiento, los análisis de muestreos rutinarios sobre cada sector la red de
distribución y asimismo sobre cada uno de los análisis realizados a solicitud de aquellos
vecinos que puedan haber notado deficiencias en la calidad del agua de consumo”.

Compartir