El Ministro de Salud, Rubén Ojuez se refirió a la continuación de las obras del nuevo hospital. También habló de las complicaciones de salud que sufren los santarroseños por los problemas de cloacas de la ciudad.

En el día de ayer se firmó la adjudicación de la obra del nuevo hospital de Santa Rosa “Falta un 53% de la obra”, explicó Ojuez. En 540 días la empresa adjudicataria debe terminar la obra, según lo estipulado en el contrato. “Este es un hospital, en cuanto a la magnitud y las dimensiones que tiene que está pensado a 20 o 30 años”, afirmó y dijo que se pensó en un hospital armónico y pensando en un todo.

En cuanto a la Cobertura Universal de Salud, que propone el Gobierno Nacional, volvió a marcar su desacuerdo. “Nosotros dejamos bien clara nuestra posición…no está claro cuáles son las prestaciones mínimas ni de dónde van a salir los recursos”.

El Ministro se refirió a la situación en la que se encuentra Santa Rosa respecto de los derrames cloacales y las inundaciones. “Luego de inundaciones hay que tener en cuenta las pérdidas económicas y las enfermedades agudas… una vez pasado un tiempo quedan otros problemas el tema de las diarreas crónicas, las hepatitis, la dermatitis, problemas crónicos… los roedores, las víboras y los mosquitos. A esto hay que agregarle los derrames cloacales… se está poniendo en riesgo la salud de los ciudadanos de Santa Rosa”, afirmó.

Ojuez manifestó que entre municipio y provincia se comenzó a trabajar en conjunto monitoreando las enfermedades mediante un observatorio pero la municipalidad dejó de formar parte de esa mesa. “Estamos casi hablando de una epidemia de diarrea”, informó.

Además, marcó que con los residuos patógenos, desde el municipio se generó una ordenanza por la que no se trataron más estos tipos de residuos. La nueva planta de tratamiento de residuos patológicos será cerca del autódromo, camino a Cachirulo. Generaría poco impacto ambiental negativo, informó.