Jorge Delhon, uno de los funcionarios del programa Fútbol Para Todos, se suicidó ayer por la noche, luego de que Alejandro Burzaco lo acusara de recibir coimas.

Delhon se arrojó a la vías del tren Roca en el partido de Lanús, Buenos Aires.

El juicio por el Fifagate abre demasiadas puertas. Burzaco en su declaración ante la justicia de Estados Unidos, reveló que pagó cuatro millones de dólares en sobornos a dos ex funcionarios kirchneristas vinculados al programa: el coordinador Pablo Paladino y Delhon, abogado contratado por la Jefatura de Gabinete al menos desde 2012. Ambos se encargaban de manejar el presupuesto de Fútbol Para Todos.

Argentina es uno de los más implicados en cuanto a la corrupción de fútbol mundial. La justicia norteamericana tiene otros siete nombres argentinos que completan la lista de acusados.

Compartir