En Perú varios sectores denuncian que el partido conservador Fuerza Popular (FP) tiene intenciones de desestabilizar la democracia y por consiguiente temen acciones golpistas que terminen en la destitución del presidente peruano Pedro Pablo Kuczynski.

De esa manera, organizaciones sociales hacen un llamado a defender la democracia tras la denuncia del diario centrista La República, sobre un “golpe continuado” de FP. En el medio gráfico se expuso que hay “una ofensiva constante y creciente, encabezada por Fuerza Popular y su líder Keiko Fujimori, está estrangulando la democracia”. Es así que el periódico expresa que el FP busca impedir se investigue y juzgue los casos de corrupción que involucran a la líder y su entorno.

Ante ello, el FP negó las acusaciones. El secretario general del partido José Chlimper dijo que no poseen objetivo antidemocráticos y trató de justificar acciones legales contra cuatro jueces del Tribunal Constitucional y el fiscal de la Nación, Pablo Sánchez, así como amenazas a un medio de prensa.

La parlamentaria progresista Marisa Glave señaló que el FP usa su mayoría parlamentaria con fines golpistas y convocó a los sectores democráticos parlamentarios a articular acciones con la sociedad civil para frenar un golpe a la democracia, como ocurrió en la década del ’90.

Por otro lado, el secretario ejecutivo de la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos, Jorge Bracamonte, afirmó que van “camino a una dictadura parlamentaria” ya que la Fuerza Popular pretende “someter a las instituciones”.