Es regla. No juega Messi y Argentina pierde. La selección de Sampaoli perdió 4 a 2 con Nigeria y dejó una imagen negativa, especialmente en defensa, donde cometió graves erores.

La albiceleste  arrancó ganando por los goles de Banega y Agüero, pero los africanos lo dieron vuelta y terminaron imponiéndose 4-2 en Krasnodar.

Mascherano, stopper por izquierda en el armado de Jorge Sampaoli, fue uno de los que más padeció la velocidad de los delanteros de las águilas. “Hicimos un buen primer tiempo, pero en el segundo tiempo no estuvimos intensos como ellos. Y, ante un equipo que físicamente es muy fuerte, nos pasaron por encima”, dijo el todavía jugador del Barcelona.

A Sampaoli se le terminó el invicto al frente de Argentina, sumando amistosos y los 4 partidos por Eliminatorias que dirigió.
Sergio Agüero se descompensó  y no jugó el segundo tiempo, dejándole su lugar en el partido a Darío Benedetto. El Kun sufrió un desmayo en el entretiempo y, una vez que se estabilizó, debió ser trasladado a un hospital cercano para que le realicen chequeos específicos para constatar los motivos de esta situación.