Estados Unidos envió tres portaviones que llegaron a la Península de Corea. La demostración de fuerzas navales se encuentra destinada a mostrar todo su potencial contra Corea del Norte. Esta movida incrementa las tensiones entre el gobierno de Donald Trump y el de Kim Jong-un.

La maniobra fue congeniada con Corea del Sur. El ejercicio está destinado a “mejorar la disuasión contra las amenazas nuclear y de misiles de Corea del Norte y mostrar nuestra capacidad para detener cualquier acto de provocación”, comentó un portavoz ministerial de Corea del Sur. El mecanismo de disuasión se refiere al compromiso del país norteamericano de defender a sus aliados por medio de la movilización de todas sus capacidades militares.

Junto a los portaviones USS Nimitz, USS Ronald Reagan y el USS Theodore Roosevelt, todos con capacidad nuclear, navegan 11 barcos más de guerra estadounidenses equipados con sistemas de defensa de misiles Aegis y otros siete navíos enviados por Seúl, incluyendo tres destructores.

Asimismo, autoridades de Corea del Norte acusaron a Trump de ser quien altera la paz mundial. Además acusa al primera mandatario estadounidense de realizar únicamente un “viaje de negocios” para enriquecer a la industria armamentística de su país.