Países de la Unión Europea decidieron sancionar a Venezuela por la represión en el país. En ese aspecto, acordaron un embargo de armas y la posibilidad de imponer medidas restrictivas selectivas contra los responsables.

Las sanciones propuestas consisten en un embargo de armas y en un veto a las exportaciones de equipos que puedan ser utilizados “para la represión interna” o para “vigilar” las comunicaciones electrónicas.

Además, confeccionaron una lista de personas que califican como responsables de la situación que atraviesa Venezuela. Por ello, se les prohibirá  viajar a territorio comunitario y congelará los bienes que puedan tener en la Unión, “si la evolución de la situación lo requiere”.

Conciben a las medidas tomadas como proceso que pueda conducir a una solución pacífica negociada en el país. Por eso, fuentes calificaron que las sanciones serán graduales, selectivas, flexibles y reversibles.

Los ministros de Exteriores comunitarios confirmarán el lunes próximo si están o no de acuerdo con este acuerdo político. El mismo fue votado de manera unánime.