Sergio Maldonado, el hermano de Santiago, brindó una entrevista la diario español El País. En ella manifestó que su hipótesis es que el cuerpo de su hermano fue puesto en ese lugar y que no se habría ahogado allí como indican.

“Hipotéticamente murió ahogado, pero, ¿cómo?, ¿Estaba pescando?”, dice Sergio Maldonado. “¿Por qué cae ahí? ¿Murió en ese lugar o en otro lado? ¿Dónde estuvo el cuerpo? Es claro que los 78 días no estuvo en ese lugar. Si hipotéticamente estuvo en ese lugar, ¿qué hicieron en todos los rastrillajes?, ¿Por qué no lo vimos nosotros que pasamos por allí? El lugar se veía de todos lados. Cuando desapareció había 30 centímetros de agua en ese lugar y cuando lo encontramos el cuerpo estaba enganchado de una ramita de un centímetro de espesor”, sostuvo Maldonado.

Por otra parte, en su página oficial expusieron las conclusiones del peritaje a los teléfonos de Santiago, que revelaron arte y solidaridad. “Nos mantenemos ajenos a cualquier intervención pública donde se avance sobre detalles de la causa que, como sabemos, está en una etapa clave de investigación. Aún no están los informes de la autopsia y no se ha podido establecer el tiempo y causa de la muerte de Santiago. Pedimos prudencia y muchos, casi todos, lo han entendido y respetan.Aún así, siguen apareciendo notas en algunos medios de comunicación con detalles y resultados que no surgen de las constancias de la causa y que no conocen nuestros peritos de parte.Creemos, una vez más, que es necesario permitir trabajar sin interferencias al juez y la difusión de estas noticias no colabora a esa búsqueda de conocer la Verdad y obtener Justicia, que es lo único que perseguimos en esta causa”, expresaron.

Continuaron: “Solo nos vamos a permitir una excepción que esperamos comprendan. La semana pasada hubo novedades más trascendentes en cuanto a lo que también nos ocupa: que miles de personas bien intencionadas, que nos acompañan en marchas, actividades o sencillamente con su silencio y respeto, sepan quién era Santiago. De la pericia a sus teléfonos, tarjetas de memorias y la cámara fotográfica que le regaló Estelita (como tenía agendada a su mamá), pudimos admirar la belleza de sus trabajos y el respeto a cada persona que tatuó: cientos de fotografías solo de la parte del cuerpo tatuada”.

Además, sostuvieron en el comunicado, que se encontraron videos de Santiago en marchas, asambleas populares en Chile, filmaciones de músicos, entre otras cosas de gran valor para la familia.

Compartir