La Senadora Norma Durango participó en la Facultad de Derecho (UBA) del Ciclo de conferencias Norberto Bobbio, sobre justicia y derecho de la vejez.  La senadora fue invitada a participar como expositora en el panel “Acciones positivas y responsabilidad estatal: políticas públicas para la igualdad y no discriminación”, junto a Susana Rubinstein de DINAPAM, y  Alejandro Burlando Páez, Psicólogo especialista en gerontología y la coordinadora por UBA Alejandra Biasutti.

Durango es autora del Proyecto de Ley para otorgar jerarquía constitucional a la Convención Interamericana sobre Protección de los Derechos Humanos de las personas mayores, esa presentación, es “un aporte al conocimiento de las pautas que introduce la Convención, para comprender lo extenso de su alcance, que contiene más de 40 artículos
específicos para asegurar el reconocimiento y el ejercicio pleno de todos los derechos y libertades fundamentales de las personas mayores”.

La Senadora en su presentación en la UBA explicó el trabajo que está desarrollando en el Senado sobre este tema y la Convención: “una serie de cuestiones y campos de implementación que supone un gran territorio de trabajo y a la vez una gran posibilidad de aportar al necesario cambio de paradigma. El siglo XX nos legó una oportunidad sin precedentes: ser realmente longevos, al punto que en Latinoamérica la expectativa promedio de vida para las mujeres ya ronda los 79 años y para los varones, los 72.  Sin embargo es recién ahora, en este siglo XXI que comienza la consolidación del modelo de Estado constitucional y democrático, en el mundo.

Este nuevo entramado demográfico ha generado también un peculiar escenario social, que crece día a día de manera sostenida y se expande en el mundo muy rápidamente. Así, el envejecimiento ha sido considerado un fenómeno global, cuyos rasgos se expresan en el ámbito poblacional, en el campo económico, en el área cultural y, por ende, en el mundo jurídico” expresó.

El Derecho de la Vejez, o Derecho de la Ancianidad, es la nueva especialidad jurídica que aborda de manera transversal precisamente toda esta problemática. Estudia la condición jurídica de las personas mayores; es decir, de 60 y más años de edad, en el Derecho nacional, regional e internacional. Sobre esto Durango anticipó sus iniciativas en el Senado Nacional destinadas a combatir el “viejismo” y promover actitudes positivas hacia las personas mayores:

1.      Modificación de la Ley antidiscriminación para fortalecer la causal de discriminación por razones de edad o vejez (viejismo).

2.      Establecer el 15 de junio, Día nacional de lucha contra el abuso y maltrato hacia las personas mayores, en adhesión al día mundial determinado por la  ONU.

3.      Modificar el CCC (Código Civil y Comercial) para reconocer de manera explícita y eficaz el derecho de las personas mayores a establecer Actos de autoprotección y poderes o mandatos en previsión de su discapacidad, contribuyendo a su empoderamiento y autonomía.

4.      Modificar el CCC para regular los contratos de residencias gerontológicas a fin de promover el respeto por el derecho de las personas mayores a decidir sus condiciones de vida en las instituciones de larga estadía.

5.      Modificar el CCC para reforzar la protección del consumidor anciano, así como también, su derecho al crédito a partir de los 60 años.

6.      Modificar ley penal sobre Incumplimiento de deberes de asistencia, alimentos y visita, contacto o comunicación respecto de personas mayores, a cargo de parientes obligados.

7.      Legislar en materia de educación sexual en la vejez, para combatir mitos y prejuicios.