En Venezuela los enfrentamientos entre el gobierno y los opositores es cada vez más grande. En ese sentido, los partidos de la Mesa de la Unidad Democrática anunciaron que no se presentarán a elecciones municipales que se desarrollarán en diciembre. Por esa razón, Nicolás Maduro los acusó de llevar adelante un plan para “sabotear el proceso”.

Los argumentos que exponen desde la MUD es que en Venezuela no existen condiciones para un proceso libre y transparente.

“No vamos a participar en las municipales. Daremos la lucha por las garantías para elegir libremente un nuevo gobierno. El objetivo sigue siendo sacar a Nicolás Maduro del poder”, afirmó Julio Borges, fundador de Primero Justicia y presidente del Parlamento de mayoría opositora.

Ante la decisión que tomaron los partidos opositores, el presidente venezolano respondió: “No puede ser que por cuestiones oportunistas se pretenda siempre atacar al poder electoral de manera ilegal e inconstitucional”. Además amenazó con encarcelar a los dirigentes que llamen a “una insurrección contra el sistema electoral venezolano”.