La CPE difundió un comunicado a partir del cual se expresa que Oscar Nocetti, a partir del martes 31 de octubre, finaliza su labor como presidente de la entidad. La salida fue argumentada con que es “necesario el traspaso generacional”.

El comunicado es el siguiente:

El próximo martes 31 de octubre mi labor como presidente de la CPE habrá concluido. Hace dos años, cuando me ratificaron en el cargo, había adelantado al Cuerpo de Delegados que no aceptaría ser reelegido.

El último 23 de septiembre tuvimos las elecciones anuales de la Cooperativa y un día antes cumplí mis setenta años. Hemos ido conformando en el Consejo de Administración nuevos dirigentes para los reemplazos generacionales. Soy el último de los integrantes de la Lista Celeste original que en forma ininterrumpida he sido consejero desde que, por decisión de los socios, asumimos el control de la CPE en el año 1990.

Mi agradecimiento a los socios que, durante tantos años convalidaron con sus gestos y votos mis labores como presidente. La tarea de dirigir la Cooperativa no es posible sin el eficaz concurso de los empleados, los jefes, los gerentes, los delegados y todos los consejeros que me han acompañado durante este prolongado tiempo.

La memoria y balance de este año vuelve a mostrarnos la solidez económica de la CPE. El crecimiento patrimonial, el aumento de sus servicios y la creciente demanda de los socios exigen inversiones constantes y previsiones cuidadosas. Y así se ha hecho.

La CPE se ha convertido en una empresa de capital social que es modelo en la provincia y en el país. Tengo razones para dejar el cargo contento por la labor cumplida. No es cansancio, razones de salud o conflicto alguno. Sencillamente la convicción de que es necesario el traspaso generacional. Y que todo ha sido dispuesto y ordenado para que alguien, que está preparado, me suceda.