El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, autorizó la publicación de 2.891 archivos sobre el asesinato de John F. Kennedy y algunas actividades de la CIA. Sin embargo, no permitió que se mostraran todos, cerca de 200 quedaron resguardados.

“He ordenado que se levante el veto sobre los documentos, pero dadas las advertencias de los responsables de inteligencia, no tengo más remedio que aceptar ciertas condiciones antes que causar un daño irreversible a la seguridad de la nación”, dijo Trump.

La ley de 1992 que protegía los archivos expiró este jueves. Aunque a lo largo de los años se han liberado 318.000 documentos relacionados con el caso (un 11% censurados), siempre ha quedado la duda sobre la actuación de la CIA. La forma de actuar de los servicios de inteligencia de la época es precisamente uno de los puntos sobre los que se espera que arrojen luz los documentos. Incluso, siempre se sospechó que los servicios de inteligencia conocían información más detallada sobre Oswald, el asesino del ex presidente.