El hermano de la desaparecida Lucía Tartaglia, Aldo comentó sobre la aparición de su sobrina, María Lucila, la nieta recuperada número 125. “Estoy muy emocionada y a su vez parece que fuese mentira, pero la realidad es que es mi sobrina. Encontramos a mi sobrina”, expresó con una clara emoción Aldo Tartaglia.

Fue Estela Carlotto quien, a las 15:30 horas de ayer, le dio la grata noticia de la recuperación de María Lucila. “Me volví loco, empecé a los gritos”, dijo Aldo.

“Se ha cerrado una etapa de incertidumbre, nuestra familia se ha agrandado. Ya hay parte de Lucía de vuelta en mi casa”. Asimismo, agregó: “37 años de búsqueda, 37 años de esperanza e ilusión, hoy está”.

Por otra parte, expresó que alrededor de tres años atrás se enteró, en los juzgados de Comodoro Py, que su hermana Lucía había tenido una hija mujer. Desde ese momento, descartaron la posibilidad de buscar un varón. “Recuerdo que llegue de Buenos Aires acá un 24 de diciembre. Llegué a casa, me largué a llorar y dije mamá te traigo a la hija de Lucía y pasaron tres años y hoy me encuentro con la noticia de que tengo una sobrina”, contó Aldo.

Sobre María dijo: “Encontró la verdad, que es hija de desaparecidos, es hija de unos militantes que fueron asesinados. Ella tiene su otra familia que la ama, que la quiere y ella los quiere y hoy se encuentra que hoy tiene otra familia”. También agregó que la hija recuperada ya vio las fotos de la familia que la espera en Santa Rosa. “Si ella vio las fotos y se interesó es porque hay alguno bueno”.

Todavía de María no saben nada, solo que vive en Buenos Aires. “No hubo más informaciones porque eso fue lo que le dijeron las Abuelas”.

“Ahora viene la otra etapa de poder conocernos, de poder integrarnos”, dijo Aldo Tartaglia. Asimismo, se encuentran a la espera de alguna noticia que confirme finalmente el encuentro con María Lucila.

Lucía Tartaglia