Estados Unidos fijó aranceles antidumping que afectan la entrada de biodisel argentino al país norteamericano. Días atrás Mauricio Macri conversó con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump para levantar el bloqueo al biodiésel argentino. Sin embargo, la charla no fue suficiente debido a que el Departamento de Comercio de los Estados Unidos resolvió fijar a las importaciones de biodiésel argentino aranceles antidumping provisorios que van desde el 54,36% al 70,05%.

Por su parte, la aduana de Estados Unidos ya se encuentra informada que ante intento de llegada del producto se deberán cobrar esos aranceles.

La novedad complica aun al biodiesel, que ya estaba bloqueado de ingresar a EE.UU. desde fines de agosto pasado, luego de que el Departamento de Comercio de ese país, impuso derechos “compensatorios” provisorios de hasta 64% por considerar que la industria del biodiesel argentina estaba “subsidiada” por el diferencial que existe en las retenciones a las exportaciones que tributa la soja sin procesar (35%) y el combustible (que varió en los últimos meses entre el 0% y el 0,13%).

Por su parte, quien esta a cargo del Departamento de Comercio, Wilmur Ross, admitió que el gobierno argentino requirió negociaciones para suspender las investigaciones y los aranceles impuestos. Remarcó que su repartición trabaja, junto con los referentes del sector privado de ambos países, “en un posible acuerdo de suspensión”. Y enfatizó que “solo se aceptará un acuerdo que garantice la eliminación de cualquier perjuicio para la industria doméstica (por la de EE.UU.) y así como de las prácticas de comercio desleales”.

En la declaración, Ross enfatizó que la administración Trump está “comprometida con el comercio libre y justo” y que “defenderá a los trabajadores norteamericanos contra las prácticas desleales de comercio”.

Acto seguido, agradeció al gobierno de Macri “por su acercamiento, proactivo, para resolver este asunto” y se mostró “optimista en cuanto a encontrar una solución negociada entre ambos países”.