El Índice de Precios al Consumidor (IPC) Congreso -indicador que utilizan y difunden legisladores de la oposición en base a estudios privados y mediciones de provincias- estimó que en septiembre hubo un aumento del 1,6%, acumulando un 17,5% en los primeros nueve meses de 2017.

El incremento se dio, más que nada, en alimentos y los gastos para la salud (las obras sociales prepagas aumentaron sus tarifas) y vivienda (alquileres).

Por su parte, el informe muestra que si la inflación promedia fuese de apenas 1% por mes en el último trimestre, alcanzaría 21% en 2017, mientras que si la suba promedio alcanzase 1,5% mensual la inflación del año se ubicaría en 23%. Este punto de partida muestra la dificultad que habrá en 2018 (cuando también se registrarán subas de tarifas) para cumplir con la meta del Banco Central en torno al 10%.