En la tarde de hoy, tras una demora en el horario estipulado, el presidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, se presentó ante el parlamento regional. Luego de tantas controversias declaró que la independencia se verá suspendida por unas semanas con el fin de lograr una conciliación.

Puigdemont dijo: “Asumo el mandato del pueblo de que Cataluña se convierta en un Estado independiente en forma de república”. Luego añadió: “Propongo que el Parlamento suspenda los efectos de la declaración de independencia para que en las próximas semanas emprendamos el diálogo”.

Asimismo, aseguró no tener nada en contra de España pero que la situación, luego de años de agravios, se ha convertido en insostenible. El documento de declaración de la independencia fue firmado por todo el bloque separatista.

Compartir