En el tercer día de la “1° Feria Provincial del Libro”, se llevó a cabo en la Sala Nervi la charla “política y ecología. La misma estuvo a cargo de Bernardo Sampaolesi y Leandro Rubertone, representantes del Centro Cultural de la Cooperación.

La charla por demás interesante, abrió un espacio para la discusión e invitó a repensar el modelo rural actual y las problemáticas medio ambientales que genera. Con grandes expectativas Leandro Rubertone, en una charla con El Fiduciario, comentó que, más allá de su exposición, busca conocer la problemática del medio ambiente que sufre La Pampa. “En lo político personal a mi me genera un desafío poder conocer estas problemáticas y poder llegar a otros lugares”, dijo Leandro.

Por otra parte, nos comentó los tres ejes que atravesaron la charla. Sin querer imponer posturas, junto con Bernardo Sampaolesi mostraron diversas discusiones al respecto generando en el espectador debates internos a modo de reflexión. “La idea es discutir un poco la problemática medio ambiental y contextualizar la problemática medio ambiental argentina actual y en el modelo rural de hoy en día. La charla tiene tres partes, en la primera hacemos una contextualización de los cambios internacionales políticos a partir de las prácticas neoliberales en el mundo, relacionamos un poco a grosso modo como eso se trasluce en cambio medio ambientales, o sea en problemáticas y luego como a partir de la década del 90 se empieza a modificar el modelo rural en la Argentina a partir de la demanda de Soja internacional que tiene que ver con China y Asia, por la revolución industrial en China y Asia empieza a aumentar la demanda de soja cómo eso genera un aumento de la demanda para la Argentina, cómo cambian los actores en la Argentina y en última instancia el cambio productivo, o sea el modelo de la siembra directa de la soja transgénica con glifosato y cómo a lo largo del tiempo eso ha ido generando distintas posturas. En lo concreto, nosotros nos detenemos en esas dos posturas, o sea las que lo defienden porqué y la crítica medio ambiental también porqué”.

En ese sentido, para la última postura rescataron teorías de un autor que plantea que “la soja funciona casi de manera mineral o sea como se trabaja en el extractivismo minero, que no tiene en cuenta el medio ambiente, esa sería la postura más crítica. La otra es la dice que hay que dar cuenta de una demanda internacional y que es la posibilidad de la generación de un proceso productivo que es la venta”.

Solo con mirar un poco la naturaleza nos damos cuenta de los cambios destructivos que se generan, siendo en muchos casos irremediables. Se produce de forma masiva con el objetivo de obtener más ventas y la pregunta es ¿a cambio de qué?

De acuerdo con ello, Leandro Rubertone nos comentó al respecto del modelo sojero y las problemáticas que este causa que “los críticos lo que dicen que lo que genera es que toma una enorme cantidad de nutrientes y no los devuelve, que ese tipo de siembra directa no tiene en cuenta el resto del medio ambiente y que puede generar una desertificación. Al generar desertificación, por un lado, la tierra puede transformarse en un recurso no renovable, con lo cual está el peligro de que no puedas plantar más, ni cosechar ni sembrar más ahí. El otro tema es la deforestación o sea al haberse deforestado todo lo que se desforestó Santa Fe, Córdoba y el centro y norte de la Argentina eso hace que cuando haya lluvias el agua corra. El agua corre y se inunda, básicamente porque los árboles y los bosques no pueden chupar el agua que succionaban antes, entonces el agua corre y genera inundaciones. La otra postura lo que dice es que es todo una enorme casualidad, a mi me parece que no, pero uno trata de plantear las dos posturas”.

Asimismo, agregó: “El tema en el que no hay discusión es el glifosato como elemento tóxico, en eso está todo el mundo de acuerdo. Ni aun los que defienden la siembra directa y demás defienden el glifosato. Los que dicen los que la defienden es que no es tan erosivo para los suelos. Los registros que nosotros tenemos es que aumentó la compra de productos químicos de manera exponencial en estos últimos veinte años. Se suponía que no tenía que ser así, si tomamos la postura de aquellos que defienden la siembra directa, eso nos haría pensar que en realidad lo que está pasando es que los bichos y las malezas se están reproduciendo y sobreviven y se hacen cada vez más fuertes, entonces hay que comprar mayor cantidad de venenos para tirarle a la tierra lo cual va en contra de la posibilidad de la tierra de recuperarse”.

Para finalizar, Leandro expresó que Argentina no puede seguir viviendo de un modelo rural como el que está inserto actualmente “primero porque ambientalmente, desde mi punto de vista, no tiene futuro, el peligro es muy grande. Además de que no puedas reforestar ni regenerar la naturaleza. Y después porque no es un elemento que es muy generador de empleo, entonces se puede producir enorme cantidad de toneladas de soja sin incorporar mucho empleo, con lo cual incluso sino tuvieras la problemática medioambiental, aceleras ese modelo si es el único modelo productivo que tenes en el país hay un montón de gente se tiene que dedicar ¿a qué? Y entonces si eso no puede ser relacionado con un modelo productivo me parece difícil. En lo medio ambiental yo tiendo a pensar que no tiene demasiado futuro. Lo que se está viendo hoy en día, no solo acá sino en Estados Unidos que es el primero productor de soja mundial, es cada vez mayor cantidad de inundaciones”.

Aquellos que defienden la siembra directa tienden a pensar “en algún momento la ciencia hará algo pero mientras tanto la naturaleza deja de ser una vida por sí misma para pasar a convertirse en un recurso casi mineral”, finalizó.

 

Compartir