El día jueves llegó la pulsera electrónica que le permite hoy al genocida y torturador Luis Baraldini tener prisión domicialiaria en la casa de su hija Sandra. Raquel Barabaschi, víctima del Terrorismo de Estado y querellante en el juicio de la Subzona 14 II, dijo que no quisiera cruzarse con Baraldini en la misma calle.

Pese a que la medida para que no se le otorgue la prisión domiciliaria fue apelada por la querella, hoy Baraldini no está en la cárcel. El requerimiento no tiene efectos suspensivos, según consideró el Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Santa Rosa, por lo que el ex militar pudo dejar la Colonia Penal Unidad 4. Al respecto, Barabaschi dijo: “El recurso se presentó y tiene que resolver Casación, o sea son distintas miradas a si era suspensivo o no. Lo que hizo el Tribunal Oral Federal fue hacer lugar a nuestra apelación, quien resuelve es Casación. Se ve que el Tribunal Oral no entiende lo mismo y llegó la pulsera y Baraldini se fue a su casa, nosotros somos víctimas, seguimos siendo víctimas y ellos siguen siendo genocidas y represores, esto no cambia nada. Nuestras aspiración es “Memoria, verdad y justicia”, Baraldini no es cualquiera fue jefe de la banda estos de nefastos que no nos detuvo, nos secuestraban ilegalmente, nos torturaban, abusaban de nosotros, nos privaban de la libertad, se apoderaban de nuestras vidas, de nuestras decisiones y él se fugó a Bolivia. Además, previo, había atentado contra el gobierno de Raúl Alfonsín pitándose la cara, o sea este hombre que el otro día planteó que él vino a proteger los límites de la provincia para que no entraran delincuentes subversivos, y yo dije que él no aceptaba competencia, porque nosotros vivíamos en una provincia tranquila donde dormíamos con las ventanas abiertas, as puertas abiertas, trabajábamos y estudiábamos, no nos pasaba nada. Llegaron ellos e instalaron el terrorismo de Estado y ahí si cundió el pánico, vivimos con terror, con miedo, con peligro y ahora se fue a su casa y con la pulsera”.

Asimismo, comentó que ninguna de las víctimas se iba a reconociliar -de acuerdo al pedido de muchos funcionarios-, y por ello levanta la bandera de “no olvidamos, no perdonamos, no nos reconciliamos”. De acuerdo a ello, Raquel Barabaschi expresó: “Él viene zafando sistemáticamente, zafó en otro juicio, ahora se va a la casa. No quiero ser mal pensada pero en Casación, la resolución de que este hombre se vaya a su casa es el mismo juez que en Casación firmó para que Milagro Sala no fuera a su casa, para Baraldini sí. Fíjate con que vara hay miradas distintas. Hay una arremetida desde incluso antes que Macri ganara las elecciones ya estaba diciendo que los derechos humanos eran un curro, pedían la reconciliación. ¿Nosotros con quién nos vamos a reconciliar por lo que nos hicieron?. Además yo no me quiero reconciliar con ellos, porque mientras falte un niño que ha sido apropiado mientras no se sepa dónde fueron enterrados los compañeros que faltan, no hay reconciliación posible”.

En ese sentido, dijo que para los genocidas hay muchos beneficios que otras personas hoy no poseen. “Lo único que se es que en este país siguen estando atiborradas las cárceles de pobres, de gente que todavía no ha tenido sentencia, que no ha tenido un juicio que muchos de ellos con presunción de delincuencia, o sea sin sentencia, para los genocidas hay bastante más beneficios”, dijo.

Para finalizar, hizo un paralelo con la actualidad y en ello recalcó que hoy, desde varios sectores como por ejemplo desde el gobierno nacional quieren crear un enemigo interno como se hizo en la década del 70. “Eso lo percibimos. Así como en aquella época el enemigo interno fue una creación de ellos. Hoy están creando un enemigo interno y focalizan nada menos con el pueblo Mapuche en el sur”, expresó Barabaschi por lo desaparición de Santiago Maldonado. A su vez agregó: “hay un retroceso hacia los peores momentos de nuestra historia”.