El Premio Nobel de la Paz 2017 fue entregada esta mañana  la Campaña Internacional para la Abolición de las Armas nucleares (ICAN). El comunicado del Comité Nobel asegura: “vivimos en un mundo en el que el riesgo del uso de armas nucleares es el mayor desde hace mucho tiempo. Algunos Estados están modernizando sus arsenales y hay un peligro real de que más países traten de producir armas nucleares, como muestra el ejemplo de Corea del Norte”.

En el comunicado también se expresó que “las armas nucleares suponen una amenaza constante a la humanidad y a la vida en la tierra. A través de acuerdos internacionales vinculantes, la comunidad internacional ha adoptado previamente prohibiciones para las minas terrestres, las bombas de racimo y las armas químicas y biológicas. Las armas nucleares son incluso más destructivas, pero todavía no han sido objeto de una prohibición legal internacional similar”.

El Nobel de la Paz es una llamada a los países que fabrican y utilizan armas nucleares para que las mismas sean eliminadas. Si bien consideran que es una tarea complicada es importante que los países comiencen a respetar y a unirse a el Tratado de Prohibición de las Armas Nucleares, aprobado el pasado 7 de julio en la Asamblea General de Naciones Unidas con el voto favorable de 122 Estados.

ICAN

La organización se define a través de su página web oficial como “una coalición global que trabaja para movilizar a las personas de todos los países para inspirar, persuadir y presionar a sus gobiernos y que estos inicien y apoyen las negociaciones y así conseguir la firma de un tratado que prohíba las armas nucleares”

En esta línea hacen un llamado a los Estados, organizaciones internacionales y de la sociedad civil así como también a otros actores sociales a que se comprometan y reafirmen que:

  • Cualquier uso de armas nucleares causaría un daño humanitario y ambiental catastrófico.
  • Existe un imperativo humanitario universal de prohibir las armas nucleares; incluso, para los Estados que no las posean.
  • Los Estados que tienen armas nucleares tienen la obligación de eliminarlas por completo.
  • Deben actuar inmediatamente para impulsar y apoyar un proceso multilateral de negociaciones para conseguir la firma de un tratado que prohíba las armas nucleares.

Asimismo, en su carta de presentación agregan que: “Nuestra campaña reúne a organizaciones humanitarias, medioambientales, de derechos humanos, de desarrollo y a favor de la paz, ubicadas en más de 70 países, con el fin de aprovechar la oportunidad histórica que existe para declarar ilegal y eliminar las armas nucleares. Personas destacadas, tales como el líder antirracista Desmond Tutu, el Dali Lama, Yoko Ono y Martin Sheen han brindado su apoyo a la campaña”.

Por otra parte, realizan un llamado a la abolición total de este tipo de armas considerándolo como una “necesidad humanitaria urgente”. ICAN expone en sus argumentos que cualquier uso de armas nucleares tendría sobre el mundo consecuencias catastróficas.

“Incluso si un arma nuclear nunca fue explotada sobre una ciudad, hay efectos intolerables de la producción, pruebas y despliegue de arsenales nucleares que se experimentan como una constante catástrofe personal y comunitaria por muchas personas en todo el mundo”.