La Academia Sueca le entregó el Premio Nobel de Literatura a Kazuo Ishiguro. Un portavoz de la Academia definió al escritor como “una mezcla entre Jane Austen y Kafka”.

Por medio de un comunicado el organismo indicó que Ishiguro fue el ganador, porque en sus “novelas de gran fuerza emocional ha descubierto el abismo bajo nuestro sentido ilusorio de conexión con el mundo”.

Ishiguro nació en 1954 en Nagasaki, Japón y a los cinco años de edad se mudó a Reino Unido. Una de sus novelas más famosa fue “El resto del día”, publicada en 1989 y que, posteriormente, se transformó en una película. La obra se encuentra ambientada en la Inglaterra de 1956, gira entorno al viaje que emprende por primera vez en su vida el que ha sido mayordomo de Lord Darlington. Ahora la propiedad del noble está en manos de un norteamericano y este le ofrece su coche al protagonista para que disfrute de unas vacaciones. Jornada a jornada, Ishiguro desplegará ante el lector una novela perfecta de luces y claroscuros, de máscaras que apenas se deslizan para desvelar una realidad mucho más amarga que los amables paisajes que el mayordomo deja atrás.

Otras de sus grandes obras son “Nunca me abandone”, también convertida en film y “El gigante enterrado (2016).