En el día de ayer, el presidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, en declaraciones para la BBC dijo que declarará la independencia en “cuestión de días”. De acuerdo a sus dichos, el gobierno catalán “actuará a finales de esta semana o comienzos de la próxima”.

Las declaraciones de Puigdemont se dieron momentos antes de que el rey de España, Felipe VI, calificara al referéndum de ilegal. “Estamos viviendo momentos muy graves para nuestra vida democrática”, aseguró. Además, acusó a las autoridades catalanas de haber actuado con una “deslealtad inadmisible” hacia el Estado español.

“Desde hace ya tiempo, determinadas autoridades de Cataluña, de una manera reiterada, consciente y deliberada, han venido incumpliendo la Constitución y su Estatuto de Autonomía, que es la ley que reconoce, protege y ampara sus instituciones históricas y su autogobierno”, expresó el monarca. A su vez agregó: “Es responsabilidad de los legítimos poderes del Estado asegurar el orden constitucional y el normal funcionamiento de las instituciones, la vigencia del Estado de Derecho y el autogobierno de Cataluña, basado en la Constitución y en su Estatuto de Autonomía”.

Por otra parte, Felipe VI cerró con un mensaje dirigido directamente a los ciudadanos de Cataluña. “Como todos sabemos, sin ese respeto no hay convivencia democrática posible en paz y libertad, ni en Cataluña, ni en el resto de España, ni en ningún lugar del mundo (…) Son momentos difíciles, pero los superaremos”, aseguró.