Las muertes se produjeron en una serie de ataques, que aún se desarrollan, en la zona que se extiende desde el desierto del oeste de la provincia de Deir Ezzor hasta las inmediaciones de la ciudad de Al Sujna, en la vecina región de Homs, informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

Según la ONG con sede en Londres y una extensa red de informantes in situ los yihadistas efectuaron una cadena de ataques relámpago y simultáneos contra puestos de control y áreas en poder de las autoridades sirias.

El EI tomó el control de la población de Al Shula, en el oeste de Deir Ezzor y cortó la carretera que une esta provincia con Damasco, informó la agencia de noticias EFE.

Fuente: Télam