Ante la Asamblea de estudiantes realizada en el Complejo Educativo Liceo Informático II, a partir de la cual denuncian un recorte en las competencias de títulos del Profesorado en Educación Secundaria en Tecnologías y del Profesorado de Educación Secundaria en Ciencias Políticas, la Rectora, Lili Armando envió un comunicado de prensa. Por ese medio dijo que los títulos se encuentran respaldados por las normativas vigentes y son “válidos”.

La validez e incumbencias fueron cuestionados por los estudiantes. Esto debido a que ante la modificación del diseño curricular de las carreras en 2013, se quitaron asignaturas y se agregaron otras que no tendrían validez para los títulos. En ese sentido, advirtieron que las materias de la carrera no se corresponderían para el desarrollo de su futuro profesional. De tal modo que la institución educativa promociona que aquellos que alcancen el título podrían dar clases en al menos 25 materias de colegios secundarios. Pero con las modificaciones establecidas la situación cambia ya que ahora el título solo los habilitaría a 6 materias.

De esta manera y ante el descontento de la comunidad educativa por los hechos, Lili Armando emitió un comunicado donde se desliga de sus responsabilidades y acusa a las autoridades del Ministerio de Educación.

El comunicado de prensa es el siguiente:

En mi calidad de Rectora de la Institución de referencia, me encuentro en estos días participando de un Congreso Mundial de Educación, al cual fuimos invitados en calidad de disertantes, precisamente por el carácter innovador de una serie de proyectos por nosotros desarrollados, y tesis planteadas con relación a problemas de la Educación de nuestro tiempo.
Estando aquí – en México – vengo a enterarme que un planteo relacionado con las incumbencias de títulos de Profesorados que dicta nuestro Instituto de Formación Docente, ha sido utilizado para denostar a nuestro Instituto de Formación Docente, que funciona con toda normalidad y sin haber tenido nunca antes dificultad alguna con su trabajo formativo, desde el año 1999 (hace ya 18 años). Tanto es así, que no son pocos/as los/as funcionarios/as que se desempeñan en el propio Ministerio de Educación, y varios/as de sus familiares, se cuentan entre los graduados/as de nuestra Institución.
Es menester hacer conocer que estamos hablando de títulos cuyo diseño curricular fue modificado por disposiciones del propio Ministerio de Educación; que cuentan con la Resolución Ministerial aprobatoria pertinente, con carácter jurisdiccional. Nadie en su sano juicio podría suponer que el colegio va a modificar una carrera en desmedro de la misma. Es más:
1. Cada uno de los contenidos fue revisado por equipos técnicos del propio Ministerio, y modificado según directivas de dichos equipos.
2. El dictado de las carreras de Profesorados así modificado, fue implementado desde el año 2013.
3. Los títulos están perfectamente respaldados por las normativas requeridas, y son también perfectamente válidos a todos los efectos.
4. Cualquier obstáculo que se pusiera a los egresados de dichas carreras, para desempeñarse como profesores y en las distintas áreas y cargos previstos por las normas, sería ilegal y por lo tanto, nulo de toda nulidad.
5. Respecto de las incumbencias de los títulos, la obligación de redactarlas concurrentemente con la aprobación de las carreras (que obró, como se ha dicho, por medio de los instrumentos legales correspondientes en el año 2013), es de las autoridades ministeriales, y no de la Institución Educativa.
6. Por ende, si no se cuenta con las incumbencias, la responsabilidad es de las autoridades ministeriales.
7. Resultaría un daño intencional por parte de las autoridades, hacia el colegio y hacia sus estudiantes y egresados de estas carreras, si se hubiese mandado al colegio a modificar una carrera, para luego quitarle incumbencias al título. Dudo profundamente que las autoridades ministeriales tengan la voluntad de ocasionar daño intencional a estudiantes y egresados/as de esta casa, y a la institución misma. No tendría razón de ser y constituiría también un daño contra los propios/as funcionarios/as que a su vez, en el pasado, han egresado de nuestras carreras de profesorado.
Me llama mucho la atención que, estando siempre la suscripta presente en el colegio, se produzcan ahora los incidentes de los cuales me están reportando, justamente cuando me encuentro representando a nuestra institución en un marco académico internacional, al cual como hemos dicho, fuimos invitados para presentar proyectos y tesis por nosotros sostenidos, en razón de su valía. Esto nos enorgullece como pampeanos.
De más está decir que en pocos días estaremos de regreso, y realizaremos todas las averiguaciones y gestiones pertinentes para que, en el supuesto caso de que exista el inminente daño del que se habla – que ciertamente, aún no se ha producido -, llevemos a cabo primero toda la indagación de rigor, y posteriormente, si corresponde, todas las acciones que hagan a nuestro derecho y al de nuestro alumnado; todos nosotros que tanto esfuerzo realizamos para formarnos, crecer, innovar y trabajar por una Provincia siempre mejor, de la cual en algunos proyectos constituimos vanguardia, y esa vanguardia en buena parte es debida a la tarea del Colegio Universitario Liceo Informático II, que en este 2017 cumple 25 años de labor apasionada y comprometida.
No duden nuestros alumnos y alumnas de que tendrán en nosotros a sus más enérgicos defensores, como no podría ser de otra manera y como siempre ha sido. No se juega con el esfuerzo, el trabajo y los recursos de las personas e instituciones, vaya a saber con cuáles fines y por cuáles motivos que desconocemos.

Compartir