En la ciudad de General Pico el instructor de tránsito y bombero, Juan Cerda, salvó la vida de un conductor de 70 años por medio de técnicas de reanimación cardiopulmonar (RCP).

El conductor que se encontraba a medio de dar su examen de conducción, el cual es obligatorio todos los años para los adultos mayores, sufrió una descompensa. Ante esta situación el auto quedó atravesado en la calle. Cerda comentó para “El Fiduciario” que “la persona se descompone y avanza de un costado de la calzada hacia el otro y queda cruzado en el medio de la calle. Mi compañero -quien en ese momento le tomaba el examen- se da cuenta que se descompone y alcanza a sacar de contacto el auto. Justo yo estaba en la vereda, entonces me hace señas de que llame a la doctora”.

El hecho ocurrió a las 11.30 por lo que en ese momento la médica no se encontraba en el lugar. “Justo en ese momento pasa la camioneta de la División Canes con el policía Díaz. Bajamos a la persona y mientras se llamaba al Servicio de Emergencias Médicas (SEM), empezamos con el RCP, nos turnábamos con el oficial Díaz. Mientras tanto teníamos comunicación telefónica con el SEM, que nos indicaba los pasos a seguir”, comentó Cerda a “El Fiduciario”.

Además, agregó: “Hemos tenidos varios cursos para que los bomberos nos capacitemos. Sirvió para esta situación bastante conflictiva. La ambulancia tardó 15 minutos en llegar”. Ante el hecho, ambos realizaron la reanimación hasta que el personal médico llegó al lugar.

El hombre fue hospitalizado. “La persona se encuentra con vida y estable”, aseguró Juan Cerda.

 

Compartir