El número de fallecidos aumenta con el correr de las horas. El Coordinador Nacional de Protección Civil, Luis Felipe Puente, publicó en su cuenta de Twitter que la cantidad de muertos es de 217. Se estima que esta cifra aumente a medida que se remuevan escombros de edificios caídos.

El terremoto ocurrió pocas horas después del simulacro que se realizó en la Ciudad de México para recordar a las víctimas de 1985. Al respecto Alexis Becerra, joven pampeano que vive en la Ciudad de México, comentó en exclusiva para El Fiduciario que: “justamente hoy se conmemoró el aniversario de 1985 que fue de 8.1 y el de hoy fue de 7.1. Habíamos tenido un simulacro a las 11 de la noche. Obviamente todos lo hacemos, tratamos de ir. Obviamente cuando te toca un episodio así lo hace mucho más rápido. Pero cuando fue el simulacro fue todo mucho más lento, todo el mundo bajó, se prepararon”.

 

Las alarmas sísmicas, en algunos Estados, no se activaron debido a que varias de ellas se encuentran en las zonas costeras y no en el interior de México. No hubo fallo técnico, según fuentes oficiales, el temblor no se pudo detectar a tiempo para que la población abandonase el lugar en el que se encontraba para ponerse a salvo.

La Ciudad de México fue uno de los distritos más afectados ya que lo sintieron alrededor de 6.5 millones de personas. Alexis Becerra cuenta que vive en el centro de esta ciudad y que se encuentra construido arriba de una zona pantanosa, por lo que es más propenso que allí las construcciones de caigan.

Alexis recorrió las calles de la ciudad para ayudar a aquellos vecinos que lo necesitaran. “Toda la ciudad fue un caos, las calles bloqueadas, los autos no avanzaban, gente en pánico” expresó.

Las autoridades han dispuesto albergues para que se alojen momentáneamente familias que han perdido su casa o registra severos daños estructurales.

Compartir