La familia de Martín Ojeda, quien fuera apuñalado en la madrugada del domingo en Anguil, está en la ciudad judicial reclamando justicia por el asesinato del joven. Piden que no quede impune.

Su madre, María de los Ángeles, sostuvo: ”Nadie me ha llamado, esa es la indignación que tengo. Ni de la policía ni del juzgado” y pidió “quiero que alguien me ayude, me apoye”. Explicó que no sabe nada de la investigación porque nadie la ha llamado.

Matías Rodríguez, el autor del hecho, había declarado que había sido algo accidental. La hermana de la víctima, Manuela afirmó que: “No fue un accidente”. Ella estaba en el lugar en el momento del hecho y explicó que: “El no molestó a nadie”. Agregó que una vez producido el apuñalamiento llegó la policía y “nadie me ayudaba, la ambulancia tardó media hora”.

La familia de la víctima contaron cómo se dieron los hechos. Estaban cenando, en un asado, llegó este chico en moto intentó agredir al muchacho del cumpleaños y Martín Ojeda intercedió para parar la pelea, cuando le propinó la puñalada por la que falleció, sostuvieron.