El dato del desempleo según el Indec, cerró en 8,7% en el segundo trimestre del año tras caer 0,5 puntos porcentuales respecto del mismo período de 2016. Sin embargo, el ITE señaló que en el país se destruyó un total de 33 mil puestos en el sector privado registrado.

El Instituto de Trabajo y Economía (ITE) de la Fundación Germán Abdala, abordó la cuestión en un trabajo titulado “El cambio llegó al empleo” y encendió la alarma al poner sobre el tapete algunos datos sobre la creación y destrucción de puestos de trabajo. El informe apunta que, desde la asunción de Mauricio Macri, los empleos privados registrados destruidos tenían salarios por encima del promedio, mientras que los creados tienen salarios por debajo de la media.

ITE señaló que en el país se destruyó un total de 33 mil puestos en el sector privado registrado. En estos 19 meses el empleo sufrió una caída de 73.251 puestos en las ramas de la economía con salarios superiores al promedio a la par de la creación de 40.277 puestos en las ramas cuyos salarios están por debajo del promedio.

El estudio del ITE toma como referencia un promedio salarial de $ 11.582. El número considera los rubros Agricultura, Ganadería, Caza y Silvicultura, donde la paga mensual es de $ 6749, pesca, $17.206, explotación de minas y  canteras $39.833, industrias manufactureras $12.662, suministro de gas y agua $ 25.210, construcción $8611, comercio y reparaciones $ 9618, hoteles y restaurantes $9005, transporte, almacén y comunicación $14.347, intermediación financiera $15.128, actividades inmobiliarias empresariales y de alquiler $ 15.128, enseñanza $11.221, servicios sociales y de salud $ 14.259 y Servicios comunitarios, sociales y personales $9128.

El trabajo del ITE explica que al interior de ambos grupos la dispersión es clara: “El mayor crecimiento de asalariados registrados se produjo en aquellos sectores con salarios entre un 25% y un 10% por debajo de la media”, mientras que la mayor destrucción de empleo “se observa en aquellos asalariados que se encuentran hasta un 10% por encima del promedio, vinculado a la industria manufacturera y aquellos con salarios mayores al 25%, asociado con la minería y las actividades inmobiliarias”.

El estudio resalta, a partir de esos datos, que la recuperación del empleo privado fue débil pero, además, se modificó su composición “reemplazando puestos de ingresos altos por empleos de menor remuneración”.El rumbo decreciente del empleo registrado con salarios superiores a la media es especial en el sector industrial, donde se destruyeron 61.527 puestos en los 19 meses de gobierno macrista.

El economista Juan Manuel Telechea, autor del informe del ITE, consideró los datos como expresión del impacto macroeconómico en el nivel de empleo: “La lógica apunta a bajar costos pero no solamente salariales sino también impositivos”, dijo. Las políticas del oficialismo, indicó, “golpearon a todos los sectores, particularmente a la industria por medio de la apertura importadora”.

Telechea apuntó que la baja del desempleo que informó el Indec “no es estadísticamente positiva” dado que se explica por “el incremento notable de los monotributistas”. El tema del empleo, agregó, “en este momento no está en discusión pero es la piedra angular y va a ser el punto  más crítico” en los meses que vienen porque “con estas políticas de empleo no hay manera de recuperar lo que se pierde”.

Compartir