Por causa de un arresto administrativo, el Comisario de la Seccional Sexta, Horacio Cuello, le impide a una Oficial madre salir a amamantar a su bebé de cuatro meses. Debe cumplir 14 horas por día dentro de la comisaría.

El hecho ocurre a partir de la aplicación de una sanción administrativa hacia una oficial de policía que recientemente fue madre. Al reincorporarse de la licencia, producto de un mal entendido, se le sanciona con diez días de arresto, a cumplir en 14 horas dentro de la dependencia policial. El suegro de la Oficial, Osvaldo García, quién es además Comisario retirado, denunció que “hay una violación a los derechos de la mujer y del niño, hay una violencia de género institucional por el accionar del Comisario Cuello”.

Al observar la cantidad de horas que la bebé pasa sin su madre, García tomó la decisión de llevarla a la comisaría sexta a fin que pueda ser amamantada, tanto en horario de mañana como de tarde. No obstante ello, comentó que se encontró con que el lugar no es acorde para alimentarla: “la oficina es un lugar oscuro, sin calefacción” dijo y agregó que “se tuvo que cambiar a la bebé en un escritorio muy chico”. “Me resulta raro que un comisario sepa cuándo un bebé tiene que ser alimentado”, expresó García.

García exige la aplicación del art. 32 del Decreto 978/81 el cual establece “El personal femenino cumplirá arresto con doble jornada de labor en su lugar de destino, el cual en ningún caso superará las catorce horas. Dentro de dicho horario se computará el establecido para almuerzo según corresponda”.

De esta manera, al ser desoídas las peticiones y recursos que elevó hacia el Comisario Cuello, García inició una denuncia judicial ante la Fiscalía Penal y la Fiscalía de Investigaciones Administrativas. Fue además a la Secretaría de la Mujer, en donde le dijeron que “no pueden hacer absolutamente nada porque ellos atienden únicamente a pedido de un Fiscal, porque carecen de un protocolo”. “No podemos hacer más nada” dijo García y agregó que, a pesar que su formación como policía se remonta hacia fines del proceso militar, “nunca hubo un maltrato así hacia una mujer”.

 

Compartir